domingo, 28 de mayo de 2017

DEL INFIERNO TAN TEMIDO A LA GUATEMAGICA DESEADA.


HUGO GORDILLO
La lucha heroica que emprendió la abogada estadounidense Jennifer Harbury en los años 90 del siglo pasado, contra el cobarde Ejército de Guatemala cuando buscaba a su esposo, el guerrillero Efraín Bámaca Velásquez (comandante Everardo) provocó que los militares pusieran lápida a la tumba de la impunidad por sus crímenes cometidos en la Base Aérea del Sur, Retalhuleu, durante 36 años de guerra y represión a gran escala.

Harbury, que tocó hasta las puertas de Naciones Unidas, llegó a poner en peligro las relaciones de Guatemala con Estados Unidos, según un reporte del Departamento de Defensa de fecha 24 de noviembre de 1994, denominado El creciente impacto del caso Bámaca en la institución militar guatemalteca:

“(censurado) tuvo una reunión de oficiales (censurado) Los temas principales de la conversación fueron algunos de los mismos discutidos en la reunión del presidente (censurado) El caso de Efraín Bámaca y las acciones que se deben tomar durante las visitas futuras de la Comisión de Naciones Unidas a las bases militares guatemaltecas.”

Un año antes, el Estado Mayor de la Defensa Nacional había ordenado a todos los comandos, destruir archivos que pudieran ser utilizados para rastrear o dar con responsables de crímenes militares o que pudiera comprometer la seguridad o el estatus de cualquier miembro del Ejército. Dicha orden fue reiterada un año después y, de la Base Aérea del Sur, se obtuvo la siguiente respuesta:
“…esta acción ya había sido cuidadosamente supervisada y llevada a cabo. Además de extraer todos los archivos incriminatorios, las instalaciones que se usaron como áreas de “interrogación” al principio y mediados de los años ochenta, han sido totalmente demolidas, y las fosas que existían para enterrar a los guerrilleros han sido rellenadas y cubiertas con cemento. Se dice que estas instalaciones son los edificios destruidos ubicados directamente detrás de la pequeña estructura ubicada directamente detrás de la torre de control de tráfico aéreo en la Base Aérea del Sur.”

Las víctimas.

La Base tuvo que ver con la totalidad o la mayoría de secuestros, torturas y asesinatos de cientos de personas, entre guerrilleros, políticos de izquierda y ciudadanos comunes, como en los siguientes casos:

En marzo de 1966, tropas del Ejército capturaron a Leonardo Castillo Flores en Retalhuleu, líder de la Confederación Campesina y dirigente del Partido Guatemalteco de Trabajo; Carlos Barrios, Mauricio García y Enrique Chacón. Después de ser interrogados con torturas, fueron ejecutados secretamente.

En junio de 1969, en la ciudad de Guatemala, el Ejército capturó a Alder Gilbertino Martínez Rivas, quien había sido combatiente de las FAR, lo torturaron en una celda en la Base militar Mariscal Zabala durante un mes y lo liberaron. En abril de 1971, lo capturaron en la cabecera de Retalhuleu y lo trasladaron a la Base militar de Retalhuleu, donde fue desaparecido. 

El 17 de enero de 1980, en el cantón Paoj, municipio de San Sebastián, la policía secuestró a Domingo Quich Cuscena, presunto colaborador de la ORPA, y a su esposa Adela Raymundo Paz Chochajil. Dos días después, sus cadáveres fueron encontrados en la cabecera de San Andrés Villa Seca con señales de tortura. 

El 1 de julio de 1980, en el municipio de Nuevo San Carlos, la policía capturó a Benjamín Hernández, presunto colaborador de la ORPA, fue entregado al Ejército. Tres días después, su cadáver fue encontrado con alambre de púas alrededor de su cuello. 

El 3 de julio de 1980, en la Aldea Sibaná, municipio de El Asintal, la policía judicial secuestró a Eladio López Valle en casa de un comisionado militar. Fue trasladado a la Zona Militar de Retalhuleu donde fue brutalmente golpeado y desaparecido.

En el año 1980, en la cabecera departamental de Retalhuleu, el Ejército secuestró a César Augusto Dávila, fundador del sindicato de la Algodonera Retalteca, ARSA. Fue desaparecido.
En noviembre de 1980, en la aldea Barrios, municipio del Nuevo San Carlos, el Ejército ejecutó a los hermanos Joaquín y Olivio Rodas Santos y secuestró a Pedro Basilio Rodas Santos, quien fue desaparecido. 

El 18 de marzo de 1981, en la ciudad de Mazatenango, Suchitepéquez, la G-2 secuestró a Julián García Ramírez. Fue torturado con quemaduras en los genitales y piquetes en los ojos. Asesinado en un lugar llamado Casa Blanca, en la carretera que va a Retalhuleu.

El 13 de septiembre de 1981, en el caserío El Chico, militares y comerciantes rivales de la víctima, ejecutaron a Cristóbal Toj Imal, vendedor de mariscos. 

En octubre de 1982, en el municipio de San Martín Zapotitlán, la policía capturó a José Lara Benavente, colaborador de la guerrilla. Ejecutado en el caserío Ceiba Blanca, aldea Ajaxá. El cuerpo presentaba golpes y un alambre de púas amarrado en su cuello. 

En 1982, en el municipio de San Felipe, la policía capturó a César Tiguilá. Posteriormente la víctima apareció con vida en el río Samalá, pero, murió a causa de las torturas y la deshidratación. 

En enero de 1983, la Primera Compañía del Comando de Operaciones Especiales (COE) o Quinto Cuerpo de la Policía Nacional, participó en el denominado Teatro de Operaciones del Sur Occidente (TOSO), que utilizó la Base como centro de operaciones, dirigidas por la Dirección de Inteligencia del Estado Mayor del Ejército. Operó a lo largo de la Costa del Pacífico, abarcando Retalhuleu, Suchitepéquez, el sur de Sololá y parte del Volcán de Pacaya con más de trescientos agentes.
Durante esos meses, el comandante del COE, teniente coronel Juan Francisco Cifuentes Cano y el subcomandante, se coordinaron directamente con dependencias de las fuerzas armadas y mantuvieron comunicación directa y constante con el director general de la Policía Nacional, coronel Hernán Orestes Ponce Nitsch. 

El 28 de enero de 1983, en el caserío San Martín, municipio de San Lucas Tolimán, Sololá, el Ejército secuestró a Gumercindo Binac Ramos, Gabriel Calel Rosales, Benigno Valentin Castro Guit, Gaspar Chávez, Alberto Choguaj Canel y Lucas Gómez Cuc. Los llevaron a la Zona Militar de Mazatenango. Después de trece días detenidos, los trasladaron a la Zona Militar de Retahuleu, donde los torturaron y los liberaron. 

El 16 de mayo de 1983, en la zona militar de Retalhuleu, el Ejército mató a Domingo Martínez Rodríguez, cuando pasaba cerca de la garita de la mencionada zona militar. Fue muerto en un “juego” de tiro al blanco. 

El 3 de enero de 1984, en el barrio Monterrey, fue secuestrado Jorge Hiram Muralles García. Unas semanas después, un testigo lo vio torturado en la oficina de la Dirección de Investigaciones Criminológicas (DIC) de la ciudad de Guatemala. Desde ese momento nadie volvió a saber más de la víctima. 

El 3 de enero de 1984, en la cabecera departamental, el Ejército capturó al sindicalista Darío Roldán Gómez. El mismo día, en el cantón Los Patos, soldados secuestraron a Pedro Mejía Díaz, quien era compañero de trabajo de Darío. Fueron desaparecidos. 

El 31 de diciembre de 1991, en la finca La Aurora, municipio de Nuevo San Carlos, el Ejército secuestró a Julio Pérez López, colaborador del PGT, junto a dos personas más no identificadas. Las víctimas fueron trasladadas a la zona militar de Suchitepéquez. Posteriormente se publicó un comunicado de prensa con las fotos de los tres capturados en el que se decía que tres guerrilleros se habían entregado voluntariamente en la zona militar. Fueron desaparecidos. 

Presuntos victimarios.

Por supuesto que hay cientos de víctimas más, pero es necesario hablar, también, de los posibles victimarios que participaron del secuestro, la tortura y el asesinato. Entre ellos figuran verdaderas “joyas” que, al amparo de la deleznable política de seguridad nacional, estuvieron destacados en la Base Aérea del Sur durante el período de guerra y represión:
Emilio Arturo Batres Luna, comandante de pelotón, (1961-1962). Preparado en tácticas y armas de infantería en 1960, por la Escuela de las Américas. José Domingo García Samayoa, comandante de paracaidistas, (1965-1966). Habría amenazado al político Jorge Carpio por negarse a apoyar una amnistía contra militares que orillaron a Jorge Serrano a dar el autogolpe de Estado de 1993.

Mario Salvador López Serrano, instructor del curso kaibil, (1972). Fue acusado por Edwin González Barrientos de integrar una banda de militares asesinos, roba carros y extorsionistas de finqueros, cuando era comandante de la zona militar de Santa Lucía Cotzumalguapa, Escuintla, en la década de los 90. González Barrientos fue secuestrado, torturado y dado por muerto en Santa Lucía.
Luis Arturo Isaac Rodríguez, segundo comandante, (1982). José Luis Díaz Muñoz, comandante, (1983) Integró la cúpula de golpistas del general Óscar Humberto Mejía Víctores contra el general Efraín Ríos Montt en 1983. 

José Luis Quilo Ayuso, segundo comandante, (1984). Se negó a dar los informes de la zona militar de El Quiché, tras el crimen de Jorge Carpio. Experto en operaciones sicológicas, fundador de la Asociación de Veteranos Criminales Militares, Avemilgua, y financista del partido gobernante FCN. Acusado de ordenar masacres en el Triángulo Ixil y reclutador de menores para el Ejército, condecorado por el Banco Industrial en 2016.

Sergio Arnoldo Camargo Muralles, segundo comandante, (1985-1986). Eterno presidente del Comité Olímpico Guatemalteco, corrupto. Como segundo jefe de Estado Mayor Presidencial, encubrió el crimen de la también retalteca Mirna Mack, ocurrido en 1990. 

Marco Tulio Espinoza Contreras, comandante, (1993-1994). Como jefe de Estado Mayor de la Defensa, sospechoso de ser uno de los intelectuales del crimen de monseñor Juan Gerardi.
Estas y otras joyas castrenses deberían dar respuestas a un documento desclasificado del Departamento de Defensa estadunidense, en el cual se señala a las Fuerzas Armadas Guatemaltecas de lanzar al Océano Pacífico a rebeldes vivos y muertos que habían sido detenidos, entre 1984 y 1986. Los vuelos de la muerte en Guatemala, identificados por el documento, salían de la Base Aérea Sur, en Retalhuleu.

Según el desclasificado: “Una técnica usada para deshacerse de insurgentes que habían sido asesinados durante interrogatorios, y que en ocasiones estaban vivos, pero tenían que ser desaparecidos, era tirarlos desde aviones al océano. 

Aeronaves Aravá IAI-201 se estacionaban en la parte sur de la pista después de la medianoche. Personal del D-2 (Inteligencia Militar) cargaba los aviones con prisioneros y cadáveres Los pilotos recibían instrucciones de volar durante treinta minutos mar adentro y entonces empujar a los prisioneros y a los cuerpos fuera de la aeronave. De este modo, el D-2 podía deshacerse de la mayoría de la evidencia que mostraba que los prisioneros habían sido torturados y asesinados”

De viaje al pasado.

La Base, como comúnmente la conocen los retaltecos, fue una pista de aterrizaje creada en 1956 por el coronel Carlos Castillo Armas (CACA). La asfaltó el otro vende patrias, general Miguel Ydígoras Fuentes (mercenario retalteco) “para la defensa y seguridad nacional y regional,” con el entrenamiento de tropas paracaidistas.

“Yvívoras Fuete” también le ofreció la pista al presidente de Estados Unidos, Dwight Eisenhower, para que la usara en su política antirrevolucionaria cubana, la cual fue ejecutado por la CIA y sus mercenarios que se entrenaron en la Finca Helvetia, del también retalteco Roberto Alejos Arzú, apodado como John Black por los gringos conspiradores y terroristas.

En junio de 1960, Alejos se reunió con el agente de la CIA, Jacob Esterline en los Estados Unidos. Ambos evaluaron la capacidad de la pista de La Base para el aterrizaje de aviones C-54. Posteriormente, en Miami, Alejos conoció al mercenario cubano Juan Paula Argeo, quien manejaba fondos millonarios para la evaluación de pistas de aterrizaje en Retalhuleu, Escuintla y El Petén.
Avión B-26 derribado por el Ejército cubano en la fallida invasión terrorista de Bahía de Cochinos emprendida desde Guatemala

Finalmente, la CIA remozó la pista aérea de Retalhuleu a través de la empresa Thompson Cornwall Company, que le construía carreteras al gobierno de Ydígoras. En septiembre, la pista pasó a ser un centro de operaciones estadounidense, con el aterrizaje de aviones DC-3 y C-46. La clave en español de la Base era Rayo Base y, en inglés, JMADD.

Cuando el 13 de noviembre se levantó un grupo de militares contra la corrupción de Ydígoras, Alejos se dirigió a La Base para alertar a los mercenarios y a las tropas acantonadas en Retalhuleu, con la posibilidad de que accionaran contra los alzados que pasaron a crear la guerrilla guatemalteca. El subdirector de planes de la CIA, Richard Bissell solo aprobó el envió de las tropas nacionales en sus aviones a la capital y la participación de sus pilotos, como voluntarios, en apoyo aéreo (bombardeo, patrullaje y abastecimiento en Izabal).

Cuando Estados Unidos fracasó en la invasión a Bahía de Cochinos, la Base dejó de ser un medio al servicio de la política anticastrista norteña, pero siguió jugando su papel, acorde con la política de seguridad nacional diseñada por Estados Unidos para el Ejército. A la nueva ola anticomunista se sumaron dos escuadrones de la muerte: la Unidad de Comando Especial del Ejército, en la década de los 60, y el Comando Anticomunista del Sur, en la década de los 80.

El nombre oficial de Base Aérea del Sur data de mayo de 1989. Su primer comandante fue el coronel Carlos Alberto Pozuelos Villavicencio, quien empezó a trabajar junto con la Oficina Antinarcóticos de los Estados Unidos, pero, a sabiendas de que los militares guatemaltecos son traidorazos de primera, la Embajada norteamericana le quitó la visa ad-eternum. 

La Base lleva el nombre del coronel Mario Enrique Vásquez Maldonado, muerto en las faldas del Volcán Tolimán, Sololá; cuando el helicóptero que tripulaba fue derribado por guerrilleros en octubre de 1982. Según el Ejército, La “Seca” Vásquez, era muy querido por los retaltecos.

En marzo de 2003, la Base se constituyó en Comando Aéreo con su respectiva área de responsabilidad en toda la costa sur, incluyendo la Zona Económica Exclusiva en el Océano Pacífico. 
En abril del 2010, el Congreso, presidido por Roberto Alejos Cámbara, sobrino-nieto del Roberto Alejos Arzú anticastrista (John Black) aprobó la Ley de alianzas para el desarrollo de infraestructura económica, propuesta por el presidente, el general Otto Pérez Molina, como parte de la cuatrinca político-militar-mediático-empresarial para la gobernanza de mano dura y la protección de los intereses de la oligarquía nacional.

A raíz de los escándalos de corrupción de La Línea, que terminaron con la renuncia y el arresto del chafarote y algunos de sus secuaces, correspondió al payaso Jimmi Morales inaugurar los dos primeros proyectos aéreos, en el contexto de las “alianzas público privadas” donde el Estado es soporte; y la empresa privada transnacional, la gran beneficiaria de los recursos del Estado; asegurado por dos vías: 1) la contratación de servicios del Estado con la iniciativa privada y 2) el uso de los recursos nacionales por la iniciativa privada. 

Prueba de ello es el denominado Aeródromo de Quetzaltenango y el Aeropuerto de Retalhuleu, a los que seguirán los de Puerto Barrios, Izabal y Puerto de San José, Escuintla. Las principales contrapartes en estos negocios son Guatemágica, dirigida por Ricardo Alejos David, otro retalteco y familiar del Alejos anticastrista de los 60; Transporte Aéreos de Guatemala, de capital transnacional; y el Instituto de Recreación de los Trabajadores, creado con fondos de trabajadores y empresarios, pero dirigido eternamente como finca personal por el oligarca industrial Ricardo Castillo Sinibaldi, tío del prófugo de la justicia Alejandro Sinibaldi, por corrupción multimillonaria. 
De regreso al futuro.

¿A un año de inaugurado el “aeropuerto”, qué ingresos recibe el Estado por haber puesto La Base a los pies de Castillo Sinibaldi y el Irtra, empezando con un vuelo semanal entre Retalhuleu y la capital? TAG ha dejado de realizar muchos vuelos por falta de demanda, pero en el supuesto de que los hiciera todos, los ingresos por pasajes apenas sobrepasan los tres millones de quetzales anuales. 
En el supuesto, también, de que el Estado goza de un 30 por ciento de los ingresos en la alianza, estaría recibiendo ocho mil quetzales mensuales por el uso de un terreno de kilómetro y medio de largo por medio kilómetro de ancho. Un buen negocio manejado por la oligarquía nacional y la burguesía local sobre la lápida de un cementerio clandestino y el olvido de cientos de desaparecidos en La Base. 

A esos ocho mil quetzales que ingresan mensualmente a las arcas nacional habría que descontar el pago estatal a oficiales de migración, aduana, policía y administración tributaria, que fueron anunciados durante la inauguración del aeropuerto. Eso significa que el Estado no solo cedió La Base, sino que, además, debe hacer gastos para complacer a Sinibaldi, sus socios y sus invitados nacionales y extranjeros. 

¿Si un empresario fuera el dueño de La Base, cobraría ocho mil quetzales mensuales de renta por el uso de un terreno de kilómetro y medio de largo por medio de ancho? Impulsar el turismo en Retalhuleu es el pretexto inicial para que La Base termine como propiedad privada. Después llegará la apropiación de tierras nacionales como El Manchón Guamuchal, uno de los últimos bosques manglares de la costa.

Suponiendo nuevamente que Guatemágica, TAG y el Irtra quieren promover el desarrollo turístico, no van a llenar tanto las expectativas de Retalhuleu como sus bolsillos. El Irtra es una piedra en el zapato para restauranteros y hoteleros de Retalhuleu, como lo demostró el también retalteco Jorge Murga Armas en su libro “No lugares” e identidad en Guatemala. 

EL Irtra, que se desvió de sus objetivos iniciales (recreación de los trabajadores) es una empresa de competencia desleal, ya que dentro de sus instalaciones vende caro y no paga, entre otros impuestos, el IVA, el de hotelería al Inguat y el de bebidas alcohólicas, bebidas provenientes, exclusivamente, de la cervecería de la parentela de Castillo Sinibaldi.

Mientras pagan todos los impuestos, los empresarios retaltecos seguirán a expensas del “derrame” a cuentagotas que produce el Irtra, porque este monstruo construye más y más hoteles y restaurantes protegidos por la competencia desleal, la cual debió ser abolida por el Congreso desde el mismo momento que la institución perdió su razón de ser. 

El Irtra, ese no lugar del que habla Murga, es uno de los últimos elementos para que los retaltecos olviden, no solo el pasado, sino acepten el robo de bienes nacionales como La Base, de la misma manera que funciona el ilusionismo arribista de montar aviones, porque, como bien lo dice el lema de la vieja Base: “Cuando la población lo necesita, la ayuda siempre llega del cielo.” Todo gracias a una oligarquía voraz que negocia a punta de corrupción y privilegios, pero se presenta públicamente como empresariado angelical en nuestra Guatemágica.

sábado, 27 de mayo de 2017

LA MASACRE DE PANZOS


Continúa búsqueda de justicia por la Masacre de Panzós
El 29 de mayo de 1978 el mundo se estremeció con la noticia de que en Panzós, Alta Verapaz, docenas de personas fueron masacradas por el Ejército.
Por Hemeroteca PL

Titular de Prensa Libre del 2 de junio de 1978. (Foto: Hemeroteca PL)

El hecho dio la vuelta al mundo al día siguiente de conocerse la noticia. La información preliminar indicaba que habían unas 35 personas fallecidas pero a la fecha se sabe que fueron unas doscientas.


El escenario de la masacre fue la plaza central del municipio en el que se encontraban concentrados unos mil campesinos, quienes manifestaban pacíficamente por la solución a conflictos de tierra que llevaban sin resolverse desde años atrás. Los campesinos fueron citados en dicho lugar por parte del alcalde Walter Overdick; sin embargo, no fueron atendido;, ante la situación los ánimos se caldearon y el grupo de militares apostados en el edificio municipal disparó sobre los manifestantes, matando en el instante a unos treinta y cinco y persiguiendo al resto. 

Este hecho fue considerado como el inicio de la implantación de una política de terror del Estado, ya que en los años sucesivos se registraron múltiples masacres con las mismas características durante el conflicto armado interno.
Las exhumaciones donde se localizaron restos de víctimas de la masacre se realizaron en 1997. (Foto: Hemeroteca PL)

Proceso

Al conocerse la masacre surgieron varias versiones. La oficial indicaba que el Ejército actuó en legítima defensa ya que los campesinos iban armados, incluso llegó a manifestarse de que Cuba tuvo responsabilidad al haber "adoctrinado" a los campesinos. 

Sin embargo, los campesinos y los sectores populares afirman que no iban armados y que fue una emboscada planificada entre los terratenientes y las autoridades municipales y castrenses para detener las manifestaciones solicitando la legalización de sus tierras.

El alcalde Overdick, por su parte, responsabilizó al Instituto Nacional de Transformación Agraria, por no haber actuado a tiempo ya que no escuchó las demandas de los manifestantes.

A raíz de la firma de los Acuerdos de Paz en 1996, se formó la Comisión de Esclarecimiento Histórico, en la cual se recopilaron los testimonios de las víctimas del conflicto armado y se realizaron excavaciones para encontrar los restos de miles de personas desaparecidas y asesinadas durante el conflicto. 
Las exhumaciones donde se localizaron restos de víctimas de la masacre se realizaron en 1997. (Foto: Hemeroteca PL)

En 1997 se realizó la recuperación de varios restos de víctimas de la masacre de Panzós y se concluyó de que este hecho fue el inicio de una serie de desapariciones forzadas, muertes extra judiciales y otras masacres similares que acabaron con cualquier movimiento por tierras y de reinvindicación que se estuviera forjando por aquellos años. 

La relevancia de la masacre de Panzós no estriba en la cantidad de personas asesinadas, sino en que fue la primera que se efectuó públicamente, con lujo de impunidad, en la plaza del pueblo; el Ejército apostado en lugares estratégicos disparó indiscriminadamente contra hombres, mujeres y niños, según indica la Fundación de Antropología Forense, encargada de realizar las exhumaciones.

Tras el hallazgo de los restos, los familiares y sobrevivientes de la masacre iniciaron un proceso en el Ministerio Público para exigir justicia. 

En junio de 2011 el alcalde Walter Overdick, en ese entonces de 74 años de edad, declaró en el Juzgado Primero de Alto Riesgo cómo ocurrió la masacre en su comunidad, en 1978. 

Overdick narró con lucidez la forma como el Ejército ametralló a los campesinos el 29 de mayo de dicho año. Afirmó que en una finca propiedad de Carlos Wohlers se planificó pedir la ayuda del Ejército, ya que los dueños de los terrenos veían que los campesinos solicitaban acceso a la tierra. Eso ocasionó que los terratenientes se organizaran y buscaran que el movimiento desapareciera.

"El Ejército llegó el 27 de mayo de 1978 y se instaló en el salón municipal, a la espera de órdenes para ejecutar a los líderes. Al día siguiente el operativo empezó con la captura de los líderes campesinos para sacarles información", contó Overdick. 

Al enterarse de que varios de sus compañeros habían sido secuestrados, los pobladores llegaron al casco municipal para indagar por ellos.  El alcalde manifestó que les advirtió que no fueran al parque porque allí estaba el Ejército. 

De acuerdo con Overdick, "el general del Ejército, Guillermo Arturo de la Cruz dijo textualmente: 'Yo soy el responsable del pueblo y tomo el control de lo sucedido". Según el exalcalde, De la Cruz le explicó que llegarían dos helicópteros con medicina y médicos, y que los heridos serían trasladados, pero eso nunca ocurrió.

En efecto, los helicópteros llegaron, pero llevaban armas en mal estado, y el alcalde debía informar que los campesinos tenían ese armamento en su poder. "Ellos nunca llevaban armas; sólo el Ejército", aclaró Overdick, y añadió: "Lo único que hicieron las aeronaves fue evacuar a la tropa que ejecutó a las personas del pueblo".
Juan Maquín Caal, hijo de "Mama Maquín" declaró en 2014 por el proceso de la masacre de Panzós. (Foto: Hemeroteca PL)

Por su parte el 21 de julio de 2014 declaró en calidad de anticipo de prueba por el caso de la masacre, uno de los sobrevivientes, se trata de Juan Maquín Caal, hijo de Adelina Caal, más conocida como Mamá Maquín. 

Maquín Caal relató que el día de la masacre, él junto a su madre y otros vecinos de las comunidades Sebcoch y Cahaboncito llegaron a la Municipalidad de Panzós para intentar hablar con el alcalde de esa época, Walter Overdick, durante el régimen del presidente Kjell Laugerud García, para entregarle una nota del INTA en el que solicitaban a la población el pago de Q175 anuales, durante 20 años para legalizar la propiedad comunal.

Pero cuando llegaron a la comuna, ésta ya estaba rodeada por militares. El jefe edil no les abrió la puerta y al volver a tocar salió Overdick, recibió el sobre e ingresó en el edificio, entonces, se escucharon balazos.

"Vi que se cayó mi mamá y salí corriendo empujando a otro señor. Di vuelta por la iglesia, y corrí hasta encontrar unos lugares pantanosos, donde me escondí. Por eso me salvé", dijo Maquín Caal. 

A treinta y ocho años de la masacre no hay ningúna persona detenida, el Ministerio Público continúa en la investigación para solicitar capturas por la masacre de Panzós, Alta Verapaz.
http://www.prensalibre.com/hemeroteca/masacre-de-panzos-en-1978

GUATEMALA: MORIR PARA GANAR LA VIDA, LA MASACRE DE PANZOS


MORIR PARA GANAR LA VIDA, LA MASACRE DE PANZOS

El 29 de mayo de 1978, campesinos hombres y mujeres de las comunidades de Cahaboncito, Panzós, Semococh, Rubetzul, Canguacha, Sepacay, Finca Moyagua y barrio Soledad de Alta Verapaz, manifestaban frente a la Municipalidad de Panzós, con decisión y coraje, liderados por Mama Maquin. En ese momento el ejército quien se encontraba ya en el lugar comenzó a disparar asesinando a hombres, mujeres y niños. Asimismo, antes y después de este hecho se registraron varias desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales de campesinos que luchaban por sus tierras.

Ese día el alcalde les había citado para responder a las demandas y resistencia del pueblo en cuanto a los desalojos de sus tierras por parte de finqueros, autoridades locales, y militares a favor de los intereses económicos de la compañía Explotaciones Mineras de Izabal –EXMIBAL, además de la explotación minera de otros minerales por la empresa Transmetales, S.A. Otra de las amenazas de ese entonces eran los proyectos de explotación y exploración de petróleo: Exxon, Shenandoah y los contratos de Hispanoil y Getty Oil, al igual que la necesidad de expansión territorial de dos megaproyectos de esa época: la Franja Transversal del Norte y la hidroeléctrica Chixoy.

Esta masacre fue el inicio de toda una estrategia de genocidio contra la población maya impulsada por el Estado de Guatemala durante el conflicto armado interno, a través de las sus fuerzas represoras, éstos graves crímenes aún continúan en la impunidad.

Adelina Caal Maquin, conocida como Mamá Maquin, fue una mujer con un liderazgo reconocido en la zona. Tenía poder de convocatoria entre la gente, que promovía la reinvidicación de la tierra y que impulsaba las actividades culturales de la población q'eqchi.






MORIR PARA GANAR LA VIDA, LA MASACRE DE PANZOS

  20 minutos Realizado Por Asociación COMUNICARTE

Dirección: Arturo Albizures y Boris Hernandez

Documental que reconstruye la tragedia vivida por el pueblo de Panzós en su lucha por la tierra, el 29 de mayo de 1978.

Este documental ha sido galardonado con dos premios: Primer lugar al Documental Profesional en el Segundo Festival ICARO a la Creación en Vídeo y Premio Saúl Yelín, otorgado por la Asociación de Cineastas de Latinoamérica, en el 21 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, celebrado en la Habana, Cuba.

sábado, 20 de mayo de 2017

Discurso de Oliverio Castañeda de Leon el 22 de mayo de 1978

Discurso del 22 de mayo de 1978 día en que Oliverio Castañeda llegó al cargo de secretario general de la AEU e hizo sentir su liderazgo.










DÍA DEL ESTUDIANTE UNIVERSITARIO, 22 DE MAY0

Por Saul Barrios 
Es importante saber a que nos referimos con la frase “Día del Estudiante Universitario”, una fecha que pasa desapercibida por la mayoría de estudiantes, pese a la enorme carga histórica de esta conmemoración; con la duda de saber cuantas personas sabían sobre esta conmemoración, realice unas cuantas preguntas en mi salón de clases, del septimo semestre de la facultad de Derecho, siendo sorprendente el resultado, ya que de 10 estudiantes 2 sabían que existía esta conmemoración y 1 sabia algo pero no con exactitud y el resto no tenían ni la mas mínima idea de esto.

El 22 de mayo de 1920 se creó la Asociación de Estudiantes Universitarios AEU, una institución que tiene como principal objetivo representar a las y los estudiantes universitarios en las luchas gremiales y reivindicar los derechos de las y los estudiantes a una educación superior científica, democrática y popular, una lucha vinculante a nivel nacional jugando un papel importante en la oposición organizada. Cabe destacar que la creación de esta entidad surgió durante la dictadura del Manuel Estrada Cabrera, presidente la Guatemala desde 1898 hasta 1920; dictadura que fue derrocada tras violentas jornadas de las fuerzas populares, donde participaron estudiantes universitarios.

El Día del Estudiante Universitario es una fecha de reivindicación y exigir una educación superior para todas y todas las y los estudiantes egresados de educación media, buscando así el desarrollo de la población en las diferentes ramas profesionales y que ellos formen parte del desarrollo nacional.

Claro esta que las luchas gremiales se han encaminado a nivel nacional, en diferentes coyunturas han sido las y los estudiantes los protagonistas, con las consignas “denme una U; denme una S; denme una A; denme una C… que dice USAC… que dice USAC, y para que todo el pueblo lo sepa UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA.. PRESNETE EN LA LUCHA…” y muchas otras que con el tiempo han dejado eco en los oídos de las y los guatemaltecos; de igual forma prestando ayuda con servicios profesionales en las distintas ramas (médicos, legales, etc.) en la casa del estudiante, acompañamientos en las distintas problemáticas, jornadas al interior del país a las distintas comunidades, etc. Se podrían enumerar las formas en que ha estado presente la AEU inclusive en las catástrofes naturales, como el terremoto de 1976, las tormentas y otros.

La institución como tal es digna de mencionar y recordar con mucho orgullo a los que en algún momento pasamos por sus filas, lamentablemente las ultimas dirigencias no han honrado su trayectoria, desnaturalizando sus verdaderos objetivos e involucrándose en situaciones de dudosas procedencias y delictivas, como la portación de armas de fuego, narcotráfico, agresiones, escándalos en la vía publica, amenazas hacia los propios estudiantes, negociaciones de dudoso origen entre autoridades tanto universitarias como estatales; se podría seguir enumerando estas acciones pero el tema de hoy será la reivindicación de las y los estudiantes.

Desde ya se hace un llamado a las y los estudiantes, concientes y consecuentes con la problemática nacional, a que nos preguntemos ¿dónde esta la dirigencia de la AEU ahora que la cosas se esta poniendo difícil con el alto costo de vida?; puede que cada quien este en sus negocios de fotocopias o de dueño de buses y los problemas del resto de la población no les interese, pero como estudiantes sancarlistas tenemos el derecho de reivindicar el movimiento estudiantil como tal y tomar las riendas de este y como diría alguien en el sureste de México, “la voz de los sin voz”, seamos un vivo ejemplo de las luchas emprendidas por años, inclusive por algunos padres de los que ahora leen esto, podrán dar fe de estas luchas libradas por algún aumento del pasaje o algún problema gremial como estudiantes.

Desde este pequeño espacio y en el día del Estudiantes Universitario, quiero dar un homenaje a todos y a todas las estudiantes que perdieron su vida por las luchas populares, se les recuerda y son ejemplo a seguir para muchos, Mártires del 89, compañeros de la quema de la embajada de España, Néstor Ortiz “el chucho”, Robin Garcia, Rogelia Cruz, Oliverio Castañeda de León, que de paso es el nombre que ostenta la AEU, y una larga lista de compañeros que durante estos 88 años del día del estudiante derramaron su sangre para ser ejemplo de lucha y recordar que no fue tras la muerte por la que fueron fue tras la vida, pues sus ideales y convicciones estaban basados en ella.

Rogelia Cruz, Miss Guatemala 1959 Asesinada por defender sus ideales y su pais Rogelia Cruz Martínez, de 19 años fue electa Miss Guatemala 1959 y represento al país en el Miss Universo de ese año. Morena de ojos verdes, muy inteligente, estudió arquitectura y fue en esos años de estudiante donde sintió simpatía por el sistema socialista (izquierda), en un país gobernado típicamente por militares de la derecha, en esos años se integró a grupos al margen del sistema gobernante, lo que le costó haber sido arrestada en una oportunidad y acusada de poseer armas de la guerrilla de aquellos años (la guerra interna en Guatemala duró cerca de 40 años).

Posterior a esto en 1968 fue secuestrada, violada y asesinada brutalmente, su cuerpo destrozado apareció debajo de un puente y se le recuerda (especialmente por grupos de izquierda) como una luchadora y defensora de sus ideales, algunos la llamaron la Niña de
Guatemala, incluso en la universidad estatal, hay una plaza que lleva su nombre.

Oliverio Castañeda de León era un joven de 23 años, proveniente de una familia capitalina de clase media. Brillante estudiante de Economía, se destacó en la directiva de la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU), de la Universidad de San Carlos de Guatemala cuando, en el período 77-78, ocupó el cargo de secretario de finanzas. Hacia las 9 de la mañana del 20 de octubre de 1978 la marcha de conmemorativa de la Revolución de 1944 salió de El Trébol hacia el centro de la ciudad. Transcurrió sin ningún incidente y el despliegue de policías fue atribuido a declaraciones de las autoridades en el sentido de que se daría protección a los manifestantes.

Su discurso, el último del mitin, imputa de modo directo al ministro de Gobernación Donaldo Álvarez Ruiz, a quien le llama "Donaldo asesino", haciendo referencia a graves violaciones de derechos humanos en que se involucraba a efectivos de las Fuerzas de Seguridad a cargo de ese funcionario.

Hacia la una de la tarde, Oliverio Castañeda y un grupo de estudiantes abandonaron el Parque Centenario y cruzaron la 8 calle. Llegaron al edificio de la Empresa Eléctrica, en la inmediaciones de la 6 avenida. Junto a él iba una amiga y el guardián de la sede de la AEU.

Inmediatamente después de que cruzaron la 6, se inician los disparos. Un hombre sale desde la puerta trasera de un carro Sedan alargado color turquesa, placas P-109716 y con una ametralladora abre fuego sobre Oliverio. Él corre sobre la 6¦ avenida en dirección sur, intentando escapar, pero es alcanzado por una bala que lo hace caer a la entrada del Pasaje Rubio. Otras cinco personas que transitaban por el lugar, entre ellos dos niños, también resultan heridos. En ese momento un jeep Toyota color blanco, placas oficiales O-8038, se detiene a media calle y de él desciende un hombre de civil que le dispara a la cabeza, dándole el tiro de gracia. Regresa al vehículo, que se marcha a toda velocidad. También interviene en el operativo un carro tipo Bronco, placas P-11716.

Por una reivindicación estudiantil un Día del Estudiantes Universitario de lucha y denuncia.
Guatemala, 22 de mayo de 2008.
http://www.albedrio.org/htm/articulos/s/sbarrios-001.htm

LADINO (Parte IV – final)

Sandra Xinico Batz
Existe una reafirmación de la identidad ladina como “lo ladino”. Eso “ladino” sigue sin tener claro su origen como concepto (que ya en este espacio expusimos que es extranjero), pero si tiene claridad en lo que “quiere” creer que es, o sea su composición y características que parten principalmente de que al reconocerse como tal (como ladino) está diferenciándose (intencionadamente) del indígena a partir de la negación de que lo nativo (de una o varias maneras) forma parte de su historia y Constitución.

Quiere proyectarse así, aunque no se percate de que ese “quiere” en realidad no es la capacidad de decidir qué identidad proyectar sino es el resultado de un proceso histórico colonizador y por ende impositivo. Este colonialismo sigue haciendo que se vea como europeo en tierras “americanas”, que está ahora acá, pero que en realidad no se sienta de acá porque es de allá (de origen). Se identifica como blanco, como patrón del indio que será siempre su empleado porque este es incapaz de acumular capital.

Las ciudades, o sea lo urbano, es lo suyo. Lo rural siempre es indígena y sinónimo de atraso. Para el ladino, lo indio es homogéneo, pues todos los indígenas le parecen igual y sus idiomas no son idiomas sino dialectos o lenguas, desconociendo incluso que idioma y lengua tienen el mismo nivel y en realidad no es una forma peyorativa para minimizar los idiomas “no oficiales” como suele hacerlo al darle sentido o uso erróneo a la palabra.

El ladino sigue calificando de analfabeta al nativo (que habla su idioma originario y además habla español), pero pasa su vida sumergido en el monolingüismo a pesar de estar rodeado de más de una veintena de idiomas diferentes. Cree fielmente que lo extranjero siempre es lo mejor, aunque le sea tan desconocido porque lo único que conoce del extranjero es lo que consume de estos localmente.

Sigue creyendo que es preferible ser pobre que indio porque el dinero no da la “clase”, aunque las élites que le gobiernan y a quienes les atribuye glamur, precisamente por cuestión de clase no se identifican como ladinos, pues es de mal gusto para su origen criollo.

Se considera chapín (y de sangre) aunque una vez más, como lo ladino, no tenga claro el origen del concepto, aunque sí del significado que le quiere adherir: 100% guatemalteco. Su Guatemala es suya y no del indio, pero cuando le conviene, porque todo lo “negativo” que pase en esta se la atribuirá siempre a la existencia (aún) de los indios de los cuales se disfrazarán cuando esto pueda implicarle algún beneficio, como la bendición de la Virgen de Guadalupe.

¿Le parece que exagero? Visite Wikipedia (sí, así de simple) que define que “en Guatemala, la población ladina tiene reconocimiento oficial como grupo étnico, e incluye tanto a la población mestiza, como a la población de ascendencia indígena que se considera mestizada culturalmente” y luego pregúntese cuántos cientos de jóvenes consumen esta “información”.

Lo ladino es racista. ¿Se seguirá considerando ladino?
http://lahora.gt/ladino-parte-iv-final/

miércoles, 17 de mayo de 2017

Luchamos contra el Olvido Parte 1





Recuerda la vida de Irma Hicho, Héctor Interiano, Carlos Cuevas, Gustavo Castañon, Otto Estrada y Amilcar Farfán, quienes desaparecieron en mayo de 1984 cuando formaban parte de la dirigencia de la Asociación de Estudiantes Universitarios, desde ese momento sus familiares los han buscado, pero a la fecha no tienen noticias de su paradero.




viernes, 12 de mayo de 2017

-RÍOS MONTT GENOCIDA- A CUATRO AÑOS LA SENTENCIA ESTA VIGENTE

SÍ HUBO GENOCIDIO EN GUATEMALA
El viernes 10 de mayo de 2013 el Genocida Efrain Ríos Montt fue condenado a 80 años de prisión por el genocidio cometido contra el pueblo maya ixil (1982 y 1983). En la sentencia se consideró probado que los militares a su mando habían asesinado a 1.771 personas ixiles, además de haber violado sistemáticamente a las mujeres y niñas, muchas de ellas convertidas en esclavas sexuales por los soldados.

sábado, 6 de mayo de 2017

LADINO - PARTE III

Sandra Xinico Batz
sxinicobatz@gmail.com

Un elemento determinante del origen del concepto de ladino fue el idioma. En su origen hispánico, la categoría ladino definía al extranjero en España (como los moros) que dominaban el castellano o que tenían la capacidad de aprenderlo. En principios de la Colonia en América, el idioma también determinó el uso o la aplicación de esta categoría.

El idioma fue fundamental en la colonización porque implicó un proceso de castellanización que no se trataba únicamente en hablar el castellano sino en adoptar un nuevo sistema (o estructuras) de pensamiento, o sea, una ideología relacionada a la forma de concebir la vida y el entorno. Los primeros ladinos fueron los indios que hablaban castellano. Este es un elemento más para reafirmar como la categoría ladino no es sinónimo de mestizo.

El contexto de invasión implica necesariamente la imposición. La adopción del castellano, lógicamente, no fue una opción para los nativos, pues aprenderlo y hablarlo les posibilitaba cosas que no obtendrían si sólo hablaban sus idiomas originarios. (Esta situación no ha cambiado hasta hoy).

Esto hace en un principio que el ladino más que una categoría de identidad se consolide como una categoría política determinada por el contexto colonizador y que como define Arturo Taracena en “Contribución al estudio del vocablo ‘ladino’ en Guatemala (siglo XVI-XIX)” (Boletín N° 25. AFEHC, 2006): “El castellano va a significar, para el indio que lo domina, un instrumento de privilegio. Es decir, que todo aquel que lo habla encuentra en la estructura colonial una ubicación que le permitirá escapar a la encomienda y al trabajo forzado. Ello creará un grupo social que a finales del siglo XVII se verá incorporado al sector denominado ladino. O sea que, la lengua será, como la mezcla racial, un factor de mestizaje.”

Este tipo de mestizaje no implicó una integración entre distintas culturas. La construcción del Estado se formó bajo esta ideología. El estado fue fundamental en definir socialmente la identidad del ladino. Declaró para ello, el castellano como idioma oficial, la creencia en el Dios cristiano como religión, por ejemplo.

Tal como lo explica Isabel Rodas en “Ladino: una identificación política del siglo XIX”: “El ser ladino, más que por elementos culturales, se definió por su composición política y económica en la desarticulación de las comunidades coloniales indígenas. La discriminación fundamentada en el racismo, el abuso de autoridad y las acciones en contra de la propiedad comunal se elucidan bajo esos marcos explicativos… Para las élites criollas, los ladinos se encontraban en un estadio más cercano al de la civilización que las poblaciones indígenas, y a ellos se les abrió la posibilidad para conducir el desarrollo social de las hasta entonces comunidades exclusivamente de indígenas”.

Es por esto, que lo ladino no puede extraerse como concepto aislado del contexto que le definió en este territorio. Ha sido una construcción histórica que ha implicado un proceso político, económico y social determinado por las élites para el mantenimiento del poder. Necesitó y necesita de una estructura/proceso: la ladinización.
http://lahora.gt/ladino-parte-iii/
http://lahora.gt/ladino-parte-iii/
http://lahora.gt/ladino-parte-i/


jueves, 4 de mayo de 2017

RECORDANDO A LOS MÁRTIRES


El derecho a la libertad de pensamiento, libre expresión, manifestación y protesta, son derechos irrenunciables que debemos mantener, aún a costa de la vida.
 Miguel Ángel Albizures
Un día como hoy, 4 de mayo de 1886, después de las grandes marchas del Primero de Mayo, principalmente en la ciudad industrial de Chicago en reivindicación de la jornada de los tres ochos: Ocho horas de trabajo; ocho horas de esparcimiento y ocho horas para dormir, se dio la masacre de obreros en Haymarket Square, cuando la Policía disparó contra ellos. Muchos dicen el Día del Trabajo, pero es el Día Internacional de Lucha de los Trabajadores, pues va acompañado de reivindicaciones legítimas y sentidas de la clase obrera que a lo largo de la historia se ha enfrentado a quienes detentan el poder y mantienen condiciones de trabajo infrahumanas y sueldos miserables para quienes hacen posible la riqueza.

El Primero de Mayo, los trabajadores volvieron a tomar las calles en Guatemala y a pesar de la invisibilidad en que se quiere mantener al movimiento, los obreros, los empleados públicos, los trabajadores de la economía informal, las mujeres, los jóvenes, los estudiantes, se hicieron presentes. A muchos les preocupa saber que la clase obrera, a pesar de los errores de algunos de sus dirigentes, sigue gritando que “ese día no es de fiesta, es de lucha y de protesta” y esas protestas han costado la vida de miles de trabajadores. A ellos les debemos muchas conquistas que nos alejan de la esclavitud que la oligarquía quisiera mantener.

También ayer fue el día de los albañiles que dejan su vida en la construcción de casas y edificios, pero también fue el Día Internacional de la Libertad de Prensa que, junto a la libertad de pensamiento y de expresión, ha costado la vida y el exilio a los periodistas que no se ponen al servicio de quienes detentan el poder. Las páginas de la historia recogen los hechos violentos y los nombres de quienes han caído en defensa de la libre expresión.


Pero volviendo al Primero de Mayo, que miles de trabajadores recorrieron la sexta avenida, recordamos el año de 1974, cuando los manifestantes nos enfrentamos a la Policía para recuperar el derecho a recorrer la zona semaforizada, muertos y heridos fue el saldo, pero la prohibición no volvió a tener efecto. No podemos dejar de mencionar el Primero de Mayo ensangrentado de 1980, más de cien trabajadores fueron asesinados o desaparecidos antes, durante y después de ese fatídico día, ni podemos dejar de recordar a la principal dirigencia de los estudiantes universitarios y de educación media que, en mayo de 1984, fueron secuestrados y asesinados por la fuerzas de seguridad del gobierno, ni a los dirigentes obreros que se salvaron de la persecución en tiempos de Lucas y Ríos Montt y los exterminó Mejía Víctores antes de entregar el poder. Las conquistas de hoy, aunque mínimas, son el fruto de la lucha de los trabajadores, estudiantes y profesionales. 

El derecho a la libertad de pensamiento, libre expresión, manifestación y protesta, son derechos irrenunciables que debemos mantener, aún a costa de la vida.
http://elperiodico.com.gt/opinion/2017/05/04/recordando-a-los-martires/

jueves, 27 de abril de 2017

CRIMINALES Y LADRONES DE VERDE OLVIDO.



Hugo Gordillo.
El general Efraín Ríos Montt mató a diestra y siniestra, pero, según dicen, nunca se robó un centavo. Su pupilo, el general Otto Pérez Molina, robó a diestra y siniestra, pero, según dicen, nunca mató una mosca. Sin embargo, la historia denegada los desnuda como coyotes de la misma loma, porque ambos han sido criminales y ladrones de cuello verde.
Ríos y Pérez se conocieron en la Escuela Politécnica como maestro y alumno, pero se reconocieron en la política con toda su vileza acumulada. El viejo zorro saltó a la política y le ganó la presidencia a Kjell Eugenio Laugerud García en la década de los 70, pero aceptó el fraude y se fue de agregado militar a España. Como tapaboca recibía un sobre sueldo de seis mil dólares mensuales.
Sus seguidores le perdonarán esa corrupción en el entendido de que, para entonces, el Pájaro Loco era católico y por eso andaba en la perdición. De acuerdo. Pero, cuando los oficiales jóvenes lo pusieron en el triunvirato golpista contra el general Romeo Lucas, Ríos ya era el “hermano Efraín” un hombre convertido y pastor de la Iglesia El Verbo, que llegó al país después del Terremoto de 1976 para “reedificar Guatemala.”

Pues bien, lo primero que hizo el hermano Efraín como gobernante, fue desviar fondos estatales para el fortalecimiento de su congregación El Verbo, sobre la que cayó abundancia bíblica emanada de los bolsillos de los contribuyentes. A eso se suman los regalos personales de gente del CACIF, por su trabajo de junta cadáveres, poniendo bajo tierra a tantos comunistas que no permitían el desarrollo de Guatemala, amén del manoseo de las finanzas del Ejército, institución putrefacta que nunca ha sido cuenta dante.

En la aventura golpista le acompañaron los capitanes Otto Pérez Molina, Mario López Serrano y Roberto Letona Hora. Estos integraban parte de la “rosca golpista” que el mismo Ríos se encargó de reducir. Los tres tristes tigres se quedaron sin voz ni voto en la cúpula gubernamental. Para colmo de males, les llegó la orden 10 que los enviaba al combate y los sacaba del confort capitalino, pero más que eso, los alejaba del control de la corrupción que arrastraban desde tiempos de Romeo Lucas García.

Molina, Serrano y Letona, se reunieron con el criminal propietario del vende patrias partido Movimiento de Liberación Nacional, Mario Sandoval Alarcón. Al escuadronista de la muerte le propusieron dar un contragolpe de Estado. Ríos los arrestó unos cuantos días. Tras liberarlos, les advirtió que, si seguían chingando, los iba a denunciar, no por complotistas, sino por corruptos. El triunviro tenía información de que los capitanes invirtieron 300 mil dólares en una empresa privada, con dinero robado en la Guardia Presidencial y el Estado Mayor Presidencial, a donde estaban asignados.

Es a partir de estos conflictos donde la horda militar se convierte en dos bandos. Hasta antes del golpe existía La Cofradía con una pléyade de altos mandos criminales desde la década de los 60. Durante el golpe surgen los Oficiales Jóvenes, de la calaña del capitán Mauricio López Bonilla, que después de los líos con Ríos, se atrincheran en El Sindicato, otra pléyade de mandos medios criminales de la década de los 80, liderada por la Promoción 73 de la politécnica, con Pérez Molina a la cabeza.

Pérez Molina urde y ejecuta su venganza, apoyando un nuevo golpe. No le importa que el nuevo jefe de Estado, Óscar Mejía Víctores sea otro más de la Cofradía, siempre y cuando le dé el carpetazo a su mentor y archienemigo. Desde la llanura, en 1990, Ríos Montt crea el partido FRG con dinero de empresarios del CACIF, los mismos que le financiaron parte del genocidio, oficial y extraoficialmente, y con los militares que le apoyaron en el golpe, excepto los corruptos oficiales jóvenes como él.
Experimentado en esas jugarretas de golpes de Estado, Pérez Molina, junto con los generales Francisco Ortega Menaldo y Manuel Antonio Callejas, dos de los grandes cofrades ladrones y criminales, orillan a Jorge Serrano Elías a dar el golpe de Estado, a causa de las negociaciones de paz, que daría al traste con el negocio de la guerra en la que la Cofradía se había beneficiado durante 30 años, y el Sindicato de reciente ingreso en el negocio.

Cuando la prensa, la sociedad civil y la población rechazaron el golpe, el Ejército traidor se lavó las manos, le quitó el respaldo a Serrano y lo envió a Panamá con una maleta de dólares y unos palos de golf que le había regalado el gobierno de Japón. La presión externa e interna obligó al Ejército a continuar con la negociación de la paz. Durante el proceso, los militares se prepararon para que la paz siguiera siendo su negocio, como en la guerra; y ahí están, en su salsa.
Como consecuencia, tenemos a Pérez Molina, firmante de la paz, mientras su maestro tragaba bilis. Ríos Montt se burlaba del proceso y de los firmantes. En sus círculos cercanos se vanagloriaba de haber sido el gran pacificador de Guatemala. Pérez tendría más motivos para cagarse de la risa a costas de su maestro: vio pasar el cadáver del FRG y el nacimiento y ascenso de su propio partido, el Patriota, último refugio político de canallas.

Cuando el FRG llevó a la presidencia a Alfonso Portillo, Pérez Molina renunció al Ejército. El papel corrupto que Pérez jugó en las fuerzas armadas durante su carrera, fue estelarizado, después, por Enrique Ríos Sosa, que por influencias de su padre Efraín, fue puesto en las finanzas del Ejército. Ríos Sosa, siete militares más y algunos civiles, son procesados por el traslado de casi 500 millones de quetzales a cuentas particulares.
Entre campañas y gobernanzas del FRG y el PP, ocurrió una serie de atentados terroristas en contra de familiares, amigos y correligionarios de Ríos Montt y Pérez Molina, ejecutados por alas del Sindicato y la Cofradía. Por supuesto, nunca hubo una acusación recíproca entre ambos criminales, pero el odio a muerte que se profesan hasta hoy, dejó algunos muertos en el camino.
Aunque tímidamente, la justicia ha unido a estas dos lacras nacionales. Ríos Montt, el que “no robó, no mintió, ni abusó,” es procesado por genocidio de ixiles, en cuyo territorio empezó su Plan Sofía, que dejó más de 400 aldeas arrasadas, un reguero de miles de muertos y cientos de cementerios clandestinos, entre hombres, mujeres, niños y ancianos inermes.

Pérez Molina, que como capitán participó del genocidio ixil, es un expresidente de vacaciones en la Zona Militar Mariscal Zavala, mientras es procesado como el principal en la línea de mando de la más grande organización saqueadora del Estado denominada La Línea, que con “mano dura, cabeza y corazón” dejó al gobierno con una mano adelante y otra atrás. A estas alturas, la historia debería reconocer a ambos como los más grandes ladrones criminales de la guerra y de la paz de un país que asume su historia como verde olvido.

martes, 25 de abril de 2017

GUATEMALA: VÍDEO FORO, ANTONIO OBANDO SÁNCHEZ, DE LOS DE SIEMPRE


VÍDEO FORO: COLECTIVO CLAVEL ROJO TE INVITA, 

VIERNES 28 DE ABRIL 2017, 17:00 HORAS, 
LUGAR: CASA ROJA (3av. 6-51 zona 1)
DOCUMENTAL DE LOS DE SIEMPRE 25 min. Año 2002 Realizado por Asociación COMUNICARTE.
PRIMERO.DE MAYO ¡VIVA LA CLASE TRABAJADORA DE GUATEMALA Y DEL MUNDO¡


ANTONIO OBANDO SÁNCHEZ: DE LOS DE SIEMPRE
Obando pasó en la prisión los 14 años que duró la dictadura ubiquista y logró su libertad al triunfo de la Revolución del 20 de octubre del 1944 e inmediatamente se reincorporó al movimiento sindical, siendo uno de los fundadores de la Escuela Claridad, en donde conoció al salvadoreño Miguel Mármol con quien mantuvo una estrecha amistad.

jueves, 20 de abril de 2017

EL CUERPO ADOLORIDO DE CONCHITA

Clara Arenas B.
Estamos muy acostumbrados a reflexionar, cuando alguien cercano o conocido fallece, que su presencia física se va a extrañar, pero que su espíritu, su esencia, vivirá con nosotros a través de su recuerdo y de su impacto en nuestras vidas. En los casos de asesinatos políticos, se dice no sin razón que podrán matar el cuerpo, pero no las ideas.

Reflexiones como éstas exactamente pueden hacerse y las hemos hecho en el caso del reciente fallecimiento de Conchita Deras. Es así: ella aportó a las vidas de quienes tuvimos la dicha de conocerla con su mirada inesperada y diferente sobre el acontecer nacional y personal. Está dicho también, y seguramente se irá profundizando en ello a medida que vaya surgiendo más información y nuevos testimonios,  su invaluable aporte en el mundo del arte escénico con sentido social y a la formación en el campo del Trabajo Social en nuestro país.

Quiero, con todo el dolor que eso supone para mí y para quien lea o escuche, introducirme en el sufrimiento causado a Conchita en su cuerpo, a los 87 años de edad. Conocí a Conchita cuando ella tenía 54 años y trabajábamos en un conocido semanario centroamericano. Ella era morena, pequeña, menuda, pero siempre erguida, caminaba con prestancia, a paso ligero y se mantenía esbelta. Ojos oscuros, pequeños, profundos; boca expresiva; mentón bien definido; cabello fino y rebelde. Voz dulce y algo cavernosa, seguramente debido a su gusto por fumar cigarrillos durante un buen tiempo en su vida. Las manos de Conchita eran manos bien cuidadas, que dibujaban formas en el aire cuando hablaba. De esas manos emergieron muchísimos trabajos delicados, finos. Menciono tres: el delantal bordado que me regaló cuando me casé, el sachet de encajitos que me obsequió en otra oportunidad y el títere de mano que era “la caperucita roja” y “el lobo feroz” en uno.

Con el correr de los años y porque vivíamos en el mismo barrio, vi el cuerpo de Conchita envejecer: caminaba más despacio, erguida, pero no tanto; ya no siempre lograba verme cuando le decía adiós desde el carro. Pero su cuerpo no era para estar encerrado, necesitaba salir y respirar, sentir el aire y la gente de su entorno.

El pasado 16 de marzo, ese pequeño cuerpo, frágil y envejecido, expresivo y familiar en nuestro barrio, fue objeto de una golpiza tal, que le causó la muerte pocos días después. Recibió innumerables golpes en la cabeza, que le provocaron varias fracturas, en el rostro y en otras partes sensibles. Su hija me dijo en esos días que el cuerpo de su madre estaba de tal manera golpeado que daba la impresión de que le hubieran derramado un bote de pintura morada encima. Y el dolor era tan grande, que hasta la caricia suave de su hija le resultaba insoportable. 

Cuesta aceptar que esto haya sucedido, que el cuerpo menudo de Conchita haya sido maltratado de esa manera. Que nuestra querida amiga haya sido arrebatada de nuestras vidas concretas de esta forma cruel. Cuesta aceptar que nuestra sociedad produce entre sus miembros a quienes son capaces de acciones como ésta. Pero es así: día a día se atenta contra los cuerpos de las mujeres. Se les maltrata, se les cercenan partes, se les quema. Estamos ante un desprecio total por la vida de las mujeres, por la vida humana, de una sociedad capaz de engendrar enorme crueldad al mismo tiempo que indiferencia y frialdad ante escenas dantescas de muerte y desolación.

Este desprecio tiene múltiples causas seguramente. Un sistema enfocado en la ganancia y la acumulación a cualquier costo, envuelto en ideologías racistas y sexistas, constituye parte de la explicación. Una historia, tanto lejana como reciente, marcada por la acción cruel del poder contra población civil indefensa e inocente, también explica.
Urge seguir aportando a la comprensión de lo que está sucediendo y hacer esfuerzos continuados y profundos por eliminar sus causas. Porque el camino que hemos tomado como sociedad no habla de futuro, no promueve la esperanza. Atentar cruelmente contra la vida de las mujeres, de las niñas y los niños, y contra todas las otras vidas del planeta que compartimos, nos convierte en una sociedad suicida.

Los movimientos de mujeres nos proponen el concepto de territorio-cuerpo para ayudarnos a discernir y enfocar en éste como un ámbito de acción y defensa en el que nos debemos mover para construir relaciones de respeto e igualdad. Hagamos nuestro este concepto como sociedad, vigilemos atentamente toda muestra de irrespeto al cuerpo de las mujeres, toda agresión por pequeña e inofensiva que parezca. No veamos con indiferencia el trato cruel a los cuerpos de las mujeres.

Guatemala, 18 de abril del 2017.

La columna de opinión fue editorial del noticiero Maya Kat de la Federación Guatemalteca de Educación Radiofónica el 18 de abril del 2017.
  

GUATEMALA: LOS PUEBLOS TIENEN LA PALABRA


En las manos de los pueblos indígenas y de los movimientos campesinos está el destino de Guatemala.
Miguel Ángel Albizures-
Está demostrado que la oposición a todo mínimo cambio del sistema en Guatemala viene de quienes más tienen, viene de los sectores más atrasados del país, de aquellos que desde 1954 hasta 1985 detentaron el poder y continúan, hasta el día de hoy, imponiendo las reglas de juego. Históricamente nada se mueve sin el consentimiento de ellos, pero la pregunta sería: ¿hasta cuándo seguirá siendo así?, la respuesta la tienen los pueblos mayas, garífunas y xincas que conforman la mayoría de la población del país, pero que desgraciadamente, hasta el momento, no han sido capaces de aprovechar su fuerza numérica para provocar un cambio, por demás urgente y necesario.

En muchas ocasiones les hemos escuchado decir “somos mayoría” y eso nadie lo niega, pero es una mayoría gravemente fragmentada donde la dirigencia antepone los intereses personales o de grupo, a los intereses del país. Movimientos indígenas diversos existen, como existen diversas organizaciones campesinas y cada quien por su lado quiere demostrar su fuerza, pero el día que la dirigencia piense más en el futuro del país y en el futuro de quienes hoy se debaten en condiciones paupérrimas en el campo e inicien un proceso de unidad serio para dar una lucha conjunta, ese día temblará la oligarquía y quizá empiecen a pensar que es necesario cambiar la actitud feudal que hasta el momento han mantenido.

Ya estamos claros que nada les conmueve, que ven las desgracias del país como ver llover, que la muerte de la niñez por hambre, les importa poco, mucho menos la muerte de las madres totalmente desnutridas que tratan de amamantar a sus hijos. “Para que se meten a tener hijos” es la expresión común de ellos, los que más tienen, los que han acumulado por el sudor de trabajadores del campo y de la ciudad que ganan salarios miserables. Lo único que puede abrirles los ojos, es un movimiento político social unificado, donde quepan todas las expresiones que pujan por un cambio y donde los intereses personales y de grupo pasen a segundo plano para poner por delante los intereses de un país que se hunde ante la mirada indiferente de quienes podrían hacer algo para salvarlo.

En las manos de los pueblos indígenas y de los movimientos campesinos está el destino de Guatemala, soñar con crear un partido político que sea alternativa se vale, pero aferrarse a seguir creyendo que cada quien es la solución, es atrasar un proceso de cambio que tanto se necesita. La unidad en la diversidad es el reto que tenemos enfrente. Si la oligarquía y los militares atrasados quieren seguir parados en sus cuatro, que continúen y que esperen la avalancha de un pueblo que les puede caer encima porque está harto de tanta injusticia. Ojalá la dirigencia de diversas expresiones comprenda la importancia de un proceso de unidad sin condiciones, pero con un objetivo concreto: Rescatar al país y contribuir a un nuevo proceso de desarrollo con justicia social.
http://elperiodico.com.gt/opinion/2017/04/20/los-pueblos-tienen-la-palabra/

sábado, 15 de abril de 2017

GUATEMALA: NI PERDÓN NI OLVIDO,RODOLFO RAMÍREZ Y ANDREA RODRÍGUEZ ¡¡PRESENTES!!

Armando Ramírez*
Armando Ramírez
Mis padres, Rodolfo Ramírez, secretario general de la Federación Autónoma Sindical de Guatemala (#Fasgua), y Andrea Rodríguez de Ramírez, su esposa, regresaban a casa después de las diez de la noche del 15 de abril de 1980 cuando fueron interceptados por agentes de las fuerzas de seguridad de Guatemala.

Los atacantes se conducían en por lo menos cuatro automóviles y dos motocicletas, uno de los cuales era marca Toyota color café con placas de circulación P-31209; vestían de civil, como era costumbre en las fuerzas de seguridad de la época, en especial del Cuerpo de Detectives o del Comando 6 de la Policía Nacional.

Rodolfo Ramírez, y Andrea Rodríguez
Las unidades de exterminio actuaban bajo las órdenes de los cuerpos de inteligencia del Ejército de Guatemala, para eliminar a quienes eran consideradas como enemigos internos del Estado.
Quienes planearon y ejecutaron el asesinato de mis padres, al igual que centenares de dirigentes sindicales y campesinos, gozan de plena libertad e impunidad, sin que el Estado Guatemalteco haya iniciado las investigaciones, a pesar de que el caso fue presentado ante la Comisión Interamericana de Derechos humanos, desde noviembre de 1980.

Dos automóviles bloquearon el paso del auto en el que se conducían mis padres y un hermano, encerrándolo, mientras sus tripulantes dispararon sus armas, calibre 45, contra el rostro y el pecho de ambos.
Él murió de inmediato tras decir: “Ahora sí, Andrea”. Ella logró abrir los ojos e intentó decir algo a los hermanos que se acercaron a ellos, tras escuchar los disparos.

Un automóvil con hombres armados en su interior permaneció varios minutos a unos metros de nuestro domicilio mientras los tripulantes de las motos recorrían las calles de la zona y luego se mezclaron entre los vecinos que salieron al oír los disparos.

Salvo el informe manuscrito de los agentes que acudieron al lugar, en el resto de los reportes oficiales se asegura que se ignora el calibre de las armas y que fueron atacados por un individuo que se dio a la fuga, así como que sólo recibieron dos y un disparo. El calibre también fue omitido en el acta de defunción y está desaparecido el expediente de la necropsia de ley.

Rodolfo Ramírez, y Andrea Rodríguez
Nuestros padres recién habían cumplido 25 años de casados. Mi madre era obrera de la industria costurera y al casarse se dedicó por completo al cuidado de nosotros, sus hijos.

Nuestro padre era secretario general del Sindicato de Albañiles y Similares de Guatemala y de la Federación Autónoma Sindical de Guatemala (Fasgua), integrante del Comité Ejecutivo del Comité Nacional de Unidad Sindical (CNUS), representante ante la Federación Latinoamericana de la Edificación, la Madera y la Construcción (Flemacon), ante el Comité de Unidad Sindical de Centroamérica (CUSCA), ante el Congreso Permanente de Trabajadores de América Latina (CPUSTAL) y ante la Federación Sindical Mundial (FSM).

Tenía más de 20 años de actividad sindical y en 1977 y 1978 fue advertido por terratenientes de las regiones de las verapaces, en el norte de Guatemala, entre ellos uno de apellido Champán, de que sería ejecutado si regresaba.
Empezó su actividad sindical en los años 60, cuando los trabajadores se enfrentaron a la constructora DELTA por sus reivindicaciones, tras lo cual terminó siendo despedido.
Puso su propio taller en casa y prácticamente todo lo que era de madera en la casa era hecho por él. Además hizo una ampliación a la casa para acomodar a su familia numerosa, que por tiempos incluía a las abuelas materna y paterna.

En su juventud conllevó una mezcla de religiosidad e interés intelectual, era miembro de varias hermandades religiosas a los que solía devotamente llevar a todos sus hijos para la Semana Santa.
En su vocación autodidacta, leía muchos libros de toda clase, de filósofos americanos, de religiosos, de poetas. Luego empezaron a conocer los libros de anarcosindicalistas y de Marta Harneker.
Poco después de su asesinato, sus compañeros de lucha explicaron que tras conocerse que su nombre estaba en una de las listas de sentenciado por el régimen para ser eliminado, él rechazó salir del país, ante el temor de que si lo hacía, los militares decidieran cobrar venganza contra su esposa e hijos.
Los ministros de Gobernación y de Trabajo y Previsión Social habían amenazado a los integrantes del comité ejecutivo de Fasgua. Hombres armados habían ametrallado la sede de la federación en la ciudad de Escuintla.
Rodolfo Ramírez junto a Miguel Ángel Albizurez
La persecución contra nosotros, sus hijos se inició desde el mismo día del asesinato. Cuando esperábamos en la morgue, los cuerpos de nuestros padres y nos dirigimos a una cafetería del lugar, fuimos vigilados por dos individuos que se conducían en motocicletas, al parecer los mismos que participaron en el ataque, minutos antes.
El día del sepelio, la sede de Fasgua fue objeto de una fuerte vigilancia. Por teléfono, desconocidos preguntaban con insistencia por los hijos de los asesinados, en especial por quien había visto el ataque. Al responder, sólo se escuchaba la respiración de quien se encontraba en la línea, sin decir palabra alguna.

En la marcha fúnebre fuimos acosados por contingentes antimotines. Al volverse insoportable nuestra estancia en Guatemala, por la zozobra que nos generaban las múltiples intimidaciones recibidas, el 22 de mayo de 1980, salimos hacia Costa Rica bajo la protección de la embajada de Venezuela en Guatemala.


Continuamos en el exilio en diferentes países de Europa y América, donde hemos decidido permanecer en tanto continúe la impunidad de los asesinos de nuestros padres.
El caso fue denunciado el 17 de noviembre de 1980 a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que bajo el expediente 7585 pidió información al gobierno de Guatemala el 19 de diciembre de 1980 y el 20 de abril de 1981, sin que haya recibido respuesta a la recomendación de que se investigaran los hechos.

El hecho continúa sin ser esclarecido por parte de las autoridades guatemaltecas y quienes elaboraron y ejecutaron la estrategia contrainsurgente, que incluyó el asesinato de nuestros padres, retomaron el gobierno por medio del Partido Republicano Institucional y el Partido Patriota.
Las posibilidades de lograr justicia y el castigo a los responsables por medio de los tribunales guatemaltecos continúan siendo nulas. El caso fue presentado en abril de 2009 ante el Ministerio Público, sin que hasta ahora se conozcan avances en la investigación.
En octubre de 2011, el caso también fue presentado ante la Procuraduría de Derechos Humanos, donde un año después se nos informó que el expediente desapareció, sin que hasta el momento se conozca avance alguno en las investigaciones.

También se presentó en diciembre de 2012 una denuncia por el caso ante el Juzgado Noveno de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de Guatemala.
Los informes sobre lo sucedido en la época de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado (ODHA) y de la Comisión de Esclarecimiento Histórico (CEH), omitieron el caso, lo que ha servido para que el gobierno de Guatemala asegure que se carece de elementos para considerar que los hechos que denunciamos son verdaderos.
*El autor es periodista en México y editor digital de Noticiudadana y Migrante Latin
Fotos del videohttps://www.youtube.com/watch?v=jPyoQcaTOSQ
o