jueves, 16 de abril de 2015

La injerencia extranjera. El presidente se lleva entre los pies el derecho a la libre expresión...


Cuando se trata de apoyar y fortalecer el sistema de justicia, se envalentonan quienes tienen la cola machucada y saltan en defensa de la soberanía nacional. Hay quienes hasta se atreven a hablar del derecho de autodeterminación de los pueblos, aun cuando pisotean sus derechos y cuando en la práctica son unos entreguistas que se someten a los dictados de las grandes transnacionales, especialmente las de extracción minera que hacen lo que les viene en gana y hasta dictan políticas públicas que les favorezcan.

En medio de todo, el Presidente se lleva entre los pies el derecho a la libre expresión y el título del editorial de Prensa Libre es claro al respecto La expresión no es presión, pues la continuidad de la CICIG es un debate público que debe ser respetado y no son solo las instituciones del Estado las que tienen derecho a sugerir al Presidente el camino a seguir cuando el crimen organizado avanza a pasos agigantados y la impotencia de las fuerzas de seguridad para frenarlo, es evidente.

Abogados defensores de narcos y genocidas, tienen la misma opinión del gobierno, avalados por quienes tienen un espacio en los medios y escriben columnas despotricando contra la CICIG y contra todo aquel que levante su voz por la justicia o por el derecho de los pueblos a defender su territorio, el agua o el medio ambiente. Los encarcelamientos, las órdenes de captura que pesan sobre líderes comunitarios, los asesinatos de periodistas y de quienes denuncian altos niveles de corrupción, no son casuales, pues atrás de ellos ha estado presente la mano peluda de funcionarios y de las transnacionales que gozan de la protección de las fuerzas de seguridad del Estado.

No sabemos cuál será el resultado de las deliberaciones de la Instancia Coordinadora del Sector Justicia, que evalúa a la CICIG, pero a pesar de la animadversión de sus miembros hacia ella, no pueden dejar de escuchar las voces de diversos sectores del pueblo que claman por una profunda transformación de todo el sistema de justicia y la profesionalización de quienes tienen la grave responsabilidad de la persecución penal, pues como lo señala acertadamente Haroldo Shetemul en su columna A Contraluz, “Estas mafias ya no solo son compañeras de negocios, sino que ahora mandan y deciden en el Estado. Por eso crece la certidumbre de que el mandatario tiene muchos intereses que proteger o encubrir para que no caigan esas redes…”.
http://elperiodico.com.gt/es/20150416/opinion/11277/La-injerencia-extranjera.htm

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada