jueves, 14 de mayo de 2015

Mayo mes negro para los Elías. ¿Será para los Pérez?… Historia en curso.


HELMER VELÁSQUEZ
Por uno de esos sucesos que acaecen sin explicación –científica– alguna, que simplemente pasan y nadie sabe por qué, tío y sobrina –Serrano Elías y Baldetti Elías– abandonan el poder echados por la ciudadanía durante un mes de mayo. Jorge, el tío, se va de la Presidencia un 31 de mayo de 1993 defenestrado por un movimiento ciudadano “legalizado” por el Constitucional, luego de sus bravuconadas e intento de entronizarse. La sobrina –coincidentemente– cae un 8 de mayo casi 22 años después del primer suceso. Cábala o sortilegio del destino, lo cierto es que mayo, así como trae la lluvia y días simbólicos: del Trabajo y las Madres. Trajo también ¿fenomenología de justicia popular? el castigo para los impíos, los abusadores, los nuevos ricos. Interesante parangón histórico.

Para agregarle dosis de misterio al asunto, la defenestrada Roxana Baldetti Elías estuvo en escena, en ambos sucesos históricos. En el primero tuvo un papel secundario, grave, pero de segunda: aplicar la censura a los medios de comunicación, es decir, hacer cumplir las órdenes del potencial sátrapa. En el segundo mayo –2015– tuvo el papel estelar, nadie le hizo sombra, ni siquiera el business man: su socio y secretario privado. Es decir, en 22 años, rebasó al maestro-pariente ¡y de qué forma! dícese del tío haber tomado efectivo de las arcas del Estado, para empezar: los ahora difuntos gastos confidenciales de la Presidencia. La sobrina salió buena, diría Tito Arias, empezó en su periodo “diputil” a enriquecer de forma extraña, luego con aquello de lavar –dinero– ajeno, dicen las malas lenguas que las campañas presidenciales facilitaron la tarea, de allí en adelante no hubo obra sin sobra, hasta que perdió la razón y le entró por “limpiar” Amatitlán y posteriormente, incrementó sus acciones en la “red Moreno” y se hizo con la Asamblea de socios, en tal calidad y aun con chafas cuidando la esquina, saqueó el ingreso aduanal.
Obviamente en una democracia de papel –como la nuestra– en donde funcionarios agachan la cabeza ante cualquier general o empresario, es normal lo sucedido. Es una tipa lista dirán. Lo “anormal” es el resultado: atiborrados de ricos: nuevos y viejos, alojados entre 7 millones de pobres; el mismo Pérez Molina es acaudalado –Q9 millones– al ser electo, ahora presume poseer Q11 en el medio de un Estado quebrado; floreciente fortuna, más tres años conviviendo con redes delincuenciales en la oficina contigua, llevan a concluir que llegó el mayo de Pérez Molina.
http://www.elperiodico.com.gt/es/20150514/opinion/12432/Mayo-mes-negro-para-los-El%C3%ADas.htm

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada