sábado, 16 de mayo de 2015

ANTE LA CRISIS POLÍTICA: UN ESTADO POPULAR Y PLURINACIONAL



Ha sido publico el descubrimiento de la estructura criminal llamada “La Línea”, dedicada a la evasión fiscal y el contrabando, al servicio de grandes y medianos empresarios, donde se articulaban viejas redes de militares mafiosos que integraron bandas delincuenciales desde finales de los 70 e inicios de los 80, así como redes de abogados y jueces encargados de garantizarles impunidad. Con este hecho el país ha entrado en un momento político que se caracteriza por:

1)   Una crisis gubernamental, que se explica por el conflicto entre esas redes de criminales, en el cual se encuentran involucrados el presidente Pérez Molina y la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, siendo que la red controlada por Pérez Molina quiso quedarse con todos los beneficios del manejo gubernamental. Es una crisis que también genera la disputa por el control del Estado entre sectores empresariales, algunos de los cuales buscan también impunidad.

2)   Esta es una crisis, que da como primer resultado la captura de una parte de la estructura criminal “La Línea” y, como segundo, la renuncia de Roxana Baldetti originada de la presión de la Embajada de EEUU, el CACIF y el movimiento ciudadano contra la corrupción. Una crisis en la cual pareciera que han acordado ocultar la información sobre los grandes y medianos empresarios evasores de impuestos y contrabandistas, permitir que los señalados se queden con el botín de sus robos y, muy probablemente, sus crímenes queden en la impunidad.

3)   Esta crisis ha estimulado las contradicciones entre empresarios vinculados a estas redes, que se encuentran enfrentados en sectores como el financiero (intento de quebrar Banrural), el sector de comunicaciones (con el pleito entre Ángel González y sus canales de televisión abierta, y Mario López, dueño de Tigo, y sus vínculos con la televisión por cable), el aduanero (por establecer quien controla de ahora en adelante la SAT), y el gubernamental (unos sosteniendo a Otto Pérez y otros interesados en su renuncia), etc.

4)   No obstante sus contradicciones, la principal organización de la burguesía en el país, el CACIF, ha logrado acuerdo para garantizar un manejo controlado de la crisis. En esa dirección, ha logrado dar ungolpe de Estado técnico, con la imposición de Alejandro Maldonado Aguirre como nuevo Vicepresidente (un contrainsurgente y defensor de intereses oligárquicos). Tal parece que el CACIF busca la renuncia de Pérez Molina y que sea Maldonado Aguirre quien controle la transición gubernamental  que les permita mejores condiciones para evitar que Baldizón llegue a la presidencia y, en el peor de los casos, una negociación favorable con éste.  

5)   La crisis gubernamental, que no cesa todavía, la están protagonizando tales intereses empresariales y mafiosos interesados en el control del Estado y avanzar en sus intereses de acumulación y monopolio. Sin duda, intentarán que esta crisis concluya pronto, para abrirle paso a la contienda electoral. Quienes realmente están disputando las elecciones y por consiguiente el control del aparato gubernamental y legislativo, son esas mafias (de ex militares y militares de alta, aliados con funcionarios públicos y empresarios) y expresiones de la burguesía guatemalteca (grupos de burguesía emergentes y grupos de la oligarquía tradicional). Dejarán sólo migajas para los partidos pequeños, que funcionan como satélites sistémicos en el sostenimiento de la institucionalidad y legalidad burguesa.

En este contexto, el movimiento ciudadano contra la corrupción ha irrumpido como expresión ética para exigir la renuncia de Roxana Baldetti y Pérez Molina. Sin embargo, siendo que la actual situación política ha desnudado la grave problemática del Estado, las demandas han ido ampliándose y madurando, al punto que hoy, otros sectores se han unido a la movilización, protesta y exigencia, sumando sus propias exigencias. En este marco y siendo que la crisis revela los problemas estructurales del país, como Frente Popular nos pronunciamos por:

1.      La renuncia de Otto Pérez Molina, Alejando Maldonado Aguirre y todo el gabinete corrupto. Ligado con lo anterior, la desestructuración de las redes de crimen organizado (incluidos empresarios, militares y funcionarios corruptos), su captura,  enjuiciamiento y la aplicación de la Ley de Extinción de Dominio en su contra.

2.      La exigencia de renuncia de todos los diputados para depurar el Congreso de la República. Asimismo que se pare la acción legislativa hasta que surja una nueva Constitución Política.

3.      Una nueva CONSTITUCIÓN POLÍTCA POPULAR Y MULTINACIONAL que permita transformar el Estado desde los intereses de la clase trabajadora del campo y la ciudad, los pueblos indígenas y mestizos, las mujeres y la juventud.

4.      La necesidad de articularnos como organizaciones, comunidades y pueblos, para que desde ahí se geste la propuesta y la estrategia para lograr el objetivo de esa nueva Constitución Política, la cual será el resultado de nuestra lucha y de una correlación de fuerzas que nos favorezca.

5.      A los sectores populares y ciudadanos movilizados y pasivos, les llamamos a movilizares, organizarse y  articularse con el movimiento popular y desde ahí impulsar las transformaciones históricas que son necesarias e imprescindibles.

¡CONTRUYEMOS OTRO ESTADO DESDE ABAJO Y A LA IZQUIERDA!
FRENTE POPULAR
Soberanía, Dignidad y Solidaridad
¡VAMOS PATRIA, LA LUCHA CONTINÚA!
Guatemala, 16 de mayo de 2015

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada