domingo, 14 de diciembre de 2014

Luces de Navidad

Por: MIGUEL ANGEL ALBIZURES


Parece una ilusión, por doquier se ven las luces de Navidad, el árbol cervecero deslumbra a muchos y los juegos de luces nos hacen mirar al cielo, esperando un milagro que nos despierte de las pesadillas provocadas por la desastrosa situación económica, política y social del país, que con su acostumbrada violencia arremete contra los sectores desposeídos. Invariablemente, el olor de la explotación de los y las trabajadoras, se siente a cuadras de distancia.

A pesar de lo iluminado de las principales calles y avenidas, el futuro de las actuales y próximas generaciones se ve oscuro, siendo muy alto el porcentaje de jóvenes, hombres y mujeres, que con apenas 25 años, se encuentran en situación de desempleo, lo que les mantiene desesperados y frustrados de haber recibido un cartón, pero sin que nadie les tienda una mano, por lo que muchos de ellos tocan puertas y corazones con la esperanza de que les ayuden a resolver su realidad.

En medio de las luces de la ciudad, la violencia sigue cobrando víctimas, muchas de ellas mujeres, adolescentes y hasta niñas que caen en las garras de cualquier criminal, de cuello blanco o de barriadas, mientras sigue la publicidad oficial, siempre ajena a la realidad. Sobrevivimos a pesar de las constantes balaceras, que dejan sangre en el camino, o del hambre que desgarra y mantiene a más de 49 niños de cada cien con
desnutrición.

De Costa Rica a Guatemala, las luces son el pan diario de diciembre, Nicaragua destaca entre estos pobres países, donde los gobernantes solo se preocupan por la imagen, 70 altares de elevado costo, se levantan en la avenida “De Bolívar a Chávez”, el Día de la Gritería. Son en homenaje a la Purísima, y los trabajadores de cada institución de Gobierno entran en competencia para diseñar y construir su altar, mientras el Gobierno aprovecha ese día para repartir la “bolsa segura” o canasta con granos básicos que, como en Guatemala, tiene tintes proselitistas y que llena, por unos días, el estómago de unos cuantos miles que hacen cola, durante largas horas, mientras llegan los “bondadosos” a entregar el regalo comprado con los recursos del pueblo. El Gobierno mandó al carajo el Estado laico con su lema: “Nicaragua: Cristiana, Socialista y Solidaria”.

Pero en los países de Centroamérica, a pesar de esas luces y de su gran intensidad, no alcanzamos a ver el horizonte, pero sí cómo se malgastan los recursos de los pueblos, la corrupción que les caracteriza y la impunidad imperante por la falta de sistemas de justicia independientes y de honorables funcionarios que no se corrompan ni se vendan al mejor postor.

Centroamérica se llena de luces, es cierto, todo en medio de la miseria, la falta de oportunidades, el enriquecimiento ilícito, la violencia y la demagogia de sus gobernantes, que quieren seguir dándonos atol con el dedo y no alcanzan a entender que estos pueblos no aguantan más y que, más temprano que tarde, iniciaremos un nuevo y verdadero año.
http://www.elperiodico.com.gt/es/20141211/opinion/6061/Luces-de-Navidad.htm

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada