sábado, 14 de mayo de 2016

Claveles Rojos en tu Memoria Camarada Luis de Lión.




Articulo del Colectivo Clavel Rojo, mayo 2007

  Era por aquellos aciagos días, cuando las fuerzas represivas del Estado bajo la conducción de la inteligencia del ejército, habían puesto en marcha un enorme plan de control, persecución, captura, tortura, desapariciones forzadas y asesinatos en contra de miles de ciudadanos y ciudadanas que de una u otra manera expresaban su rechazo a la oprobiosa y perversa represión que los oligarcas estaban ejecutando, a través de su ejército, y todo tipo de organizaciones criminales que esos oligarcas crearon y financiaron.

El gran pecado del poeta y revolucionario, cuyo ejemplo hoy rememoramos, así como, el de otros catorce camaradas igualmente capturados en aquél siniestro 15 de mayo de 1984,  fue empeñarse, en  lucha desigual,  por cambiar las caducas e injustas estructuras económicas-sociales sobre las que se asienta la vida de grandes  grupos humanos desposeídos, explotados, oprimidos, marginados de Guatemala.

La desaparición del poeta y de miles y miles de hombres y mujeres, se inscribe en la horripilante vorágine que el imperialismo yankee y sus lacayos locales desataron en contra del pueblo de Guatemala y sus pre-claros hijos e hijas.
Hoy, a 23 años de tu desaparición física, abnegado camarada evocamos tu alegría por la vida, tu irrenunciable lucha por la Revolución. Recordamos y valoramos altamente la coherencia, solidez y firmeza de tus principios revolucionarios con tu quehacer cotidiano.

Hoy a 23 años de tu sacrificio, en este país, nada ha cambiado. Nada ha cambiado para las grandes masas de trabajadores de la ciudad y del campo, indígenas, ladinos, obreros, campesinos, amas de casa, niños, niñas, jóvenes, estudiantes. Ignorancia, hambre, desempleo, miseria, insalubridad, injusticia, impunidad, violencia es todo cuanto se les ofrece. Eso es lo que saben producir los dueños de la propiedad privada. Los dueños de este país.

Pero en medio de innúmeros ajetreos, propios de alguien que desarrolla una vida comprometida con causas justas como la tuya, como la nuestra,  hiciste tiempo y espacio para una de las expresiones más altas y bellas del género humano, tal es el arte literario que legaste a la sociedad.

Ejercitaste tu pluma, desde el fondo de tu alma brotaron a raudales heroicos, sublimes, naturales versos; en ellos expresaste con diafanidad, sin regateos, tu concepción del ser humano, del  mundo y de la vida. De tu pluma nos han quedado exquisitas piezas literarias en verso y en prosa. ¿Podrían entender de algo ello las bestias que te martirizaron?

Cómo no gozar lo estético en ese singular vínculo que practicaste entre Arte y Compromiso Social.  ¿Acaso se podría desmentir este rasgo en la pieza literaria de honda tristeza que compusiste tras el martirio de Oliverio  “Acerca del venado y sus cazadores”,  o ¿se puede evadir esa característica de tu creación artística en el Poema “octubre es un gran músico”? para sólo mencionar algunas de tus creaciones literarias.

Pero como lo dices proféticamente en  tu  poema Epitafio

¿Por qué se empeña la muerte
en matar, vanamente a la vida,
si la más humilde semilla
rompe la piedra más fuerte?

Hoy, aunque no quieran, aunque no sea del agrado de quienes ordenaron a las bestias tu martirio, tus narraciones, tus poesías, se leen, se publican. Tu arte paulatinamente va ocupando prominente lugar en el ámbito guatemalteco.  

Por ello, quienes compartimos con vos sueños, anhelos, afanes, en aquella gloriosa gesta, hoy, una vez más rompemos el cerco del silencio y cantamos a la vida, cantamos a la lucha revolucionaria, cantamos a la esperanza por un mundo mejor.

¡Honor y gloria a los mártires del pueblo!

¡ Carmarada Luis de Lión Presente ¡
  
¡No renunciaremos Ni a la Revolución; Ni a la Alegría por la Vida ¡

Colectivo Clavel Rojo



No hay comentarios :

Publicar un comentario