jueves, 5 de junio de 2014

Rechazo a reformas constitucionales


 Vamos hacia una dictadura.

Miguel Ángel Albizures
Los señalamientos hechos por eminentes juristas, exconstituyentes y el mensaje casi unánime de sectores sociales que han condenado las declaraciones en pro de la reelección o prórroga del mandato, ya han dado resultados, pero no está demás seguir pronunciándonos en contra de violentar la Constitución, pues si bien han variado las declaraciones del Presidente, el tema se mantiene en el tapete. 

Pero viendo los nombres de militares y civiles, que según elPeriódico están detrás de la propuesta, no se puede descartar un golpe de Estado violento que les permita dejar a un lado la Constitución, disolver el Congreso, las Cortes e inventarse un Estatuto de Gobierno para seguir gobernando con sus propias reglas de juego. Lo había señalado antes: vamos hacia una dictadura, se escuchan pasos de animal grande y no despertamos, pero qué bueno que sea el mandatario quien nos saque del letargo y que con su actitud nos haga ver el peligro de un retroceso a aquellos años en que, de la noche a la mañana, estaba la soldadesca en las calles y la TGW anunciaba el nombre del nuevo personaje político que se arrogaba los poderes del Estado.

Los Artículos 186, 281 y otros importantes de la Constitución deben ser recitados en escuelas, institutos y universidades, día y noche, para que la juventud tome conciencia de lo erróneo del planteamiento presidencial,  de quienes lo respaldan y tratan de justificar su ilegal proceder. 

Al contrario de los anhelos presidenciales y de sus peones civiles y militares, el pueblo quisiera que el periodo termine ya, que el Congreso tenga una depuración profunda al igual que las Supremas Cortes de la Impunidad, es decir, hacer surgir un nuevo Estado, pero desde abajo, de raíz, que deje atrás la visión neoliberal, pero sin la participación de la clase política que se ha prestado a movidas sucias, solo ve el derecho de su nariz y no los intereses de la nación.

Felicitaciones al procurador de los Derechos Humanos, Jorge de León Duque, por sus contundentes declaraciones contra la reelección o prórroga, con lo cual demuestra que no se une a quienes se pliegan a los intereses políticos de quienes pisotean la Constitución y que deben ser enjuiciados como manda la ley. Pero la pregunta del millón sigue siendo ¿quién le pone el cascabel al gato?, pues la Fiscal General seguirá esperando y de la Corte de Inconstitucionalidad o de “justicia” casi nada se puede esperar. Ojalá y nos equivoquemos para bien del país.
http://www.elperiodico.com.gt/es/20140605/opinion/248696/

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada