jueves, 5 de marzo de 2015

Prosperidad ¿Para quién? Otra vez los beneficiarios del DRCAUSA.

HELMER VELÁSQUEZ
A propósito del anunciado extrafinanciamiento que el Ejecutivo de los Estados Unidos de América prevé para el Triángulo Norte de América Central y que alegremente se ha denominado Plan para la Prosperidad; surgen a borbotones señalamientos y dudas sobre sus contenidos, posibilidades y desafíos que van desde lo “irrisorio” de la suma, dividiendo para el efecto, los calculadores los US$1 mil millones –probables– entre tres países y el resultado lo vuelven a dividir entre cinco, que son los años en que se harán los desembolsos, para luego concluir que el monto asignado no nos sacará de penas. Obviamente no es una suma despreciable, pero si se compara con los US$15 millardos de los que hablaron los Presidentes de Centroamérica, en su primera puja por los fondos del norte, quedamos lejos muy lejos.

Sin embargo, como dice la señora Vicepresidenta –a propósito del salario mínimo diferenciado– es mejor tener algo en la bolsa que nada; así las cosas los Presidentes han aceptado sin chistar, el monto de denarios decididos por el norte. Otra preocupación pública, al pensar en aquellos dineros en las arcas nacionales, es que los administradores –Gobierno de Guatemala, para el caso– están precedidos de una bien ganada fama de dilapidadores de dineros públicos y de mano larga cuando de jalar las “sobras” de la obra pública se trata. Para evitar corrupción y opacidad se ha considerado que la administración y seguimiento a la aplicación de los recursos se encargará al BID, lo que en corrillos nacionales no se considera ninguna garantía de honrado manejo financiero, esto a partir de oscuras experiencias en el manejo de más de alguno de los créditos que este banco ha otorgado al país. Lo que si se constata –con esta nueva iniciativa… es que el DRCAUSA a diez años de su aprobación no llenó los objetivos prometidos, por ejemplo: la migración al norte lejos de decrecer aumentó, el empleo decente continuó estancado. La razón: el DRCAUSA concentra beneficios en sectores de agroexportación y deja los efectos negativos a la población, pese a ello “prosperidad” se orienta a beneficiar aquellas elites.

Por último; ¿quién fijará las prioridades del próspero plan?: según lo anunciado se infiere que lo harán Gobierno y grandes empresarios, obviamente en beneficio de estos últimos. Los pequeños productores del campo no son siquiera mencionados, desarrollo rural incluyente no aparece, es decir, pese a la evidencia se insiste en más de lo mismo, obviamente tendremos los mismos resultados, hambre, pobreza, migración.
http://www.elperiodico.com.gt/es/20150305/opinion/9456/Prosperidad-%C2%BFPara-qui%C3%A9n.htm

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada