sábado, 8 de febrero de 2014

Se ahuevan con la Fiscal.




Ilka Oliva Corado.

Hablando sin tapujos: se ahuevan. Eso es lo que pasa. No hay que darle tantas vueltas al asunto. Lo que sucede es que la Fiscal General Claudia Paz y Paz les está dando en el pocillo, maneados los tiene, acurrucados, hincados, ahí agachaditos, que aun con todo el poder de la impunidad no han podido doblegarla.
Muy  millonarios, muy genocidas, muy transgresores, pero no han podido con ella que representa la dignidad de la justicia, la pureza de la ley. Lea bien: pureza de la ley. No, si aquí no estamos hablando de mustias ni de vendidas, hablamos de nada más y nada menos que  de Claudia Paz y Paz. Explicado con plasticina hablamos de quien sentó a Ríos Montt en  el tribunal donde en mayo del año pasado lo declararon culpable. Y fíjese usted, que: ¡lero, lero! El mundo entero lo supo y celebró. Esa verdad ni revocando el tiempo se la podrán quitar de encima. Ahora resulta que como respiran por la herida en mayo quieren darle Racumin.
Cabalísticamente en mayo. Ustedes dirán: les devolvemos el terronazo a esos guerrilleros, destituyendo a su carta de  presentación en el gobierno. Pero si el juicio por genocidio no fue terronazo, ése  fue Un Temporal de Justicia. Sola falta que la vayan a sacar de su silla el mero 10 de mayo. ¿Qué mandarán? ¿El escuadrón de la muerte? ¿La panel blanca? ¿Kaibiles? ¿Ojetes vestidos de civil? ¿Orejas vestidos con guayaberas? ¿A los vendidos  magistrados de la Corte de Constitucionalidad?
De ser así que vayan  estos últimos  a poner la loza el día en que ella tenga que abandonar la oficina y le digan: “aquí estamos frente a usted Fiscal General para decirle que; decidimos vendernos, porque necesitamos mantener un estilo de vida  que solo respira a través de lujos, alfombras, viajes vacacionales al extranjero, niñas tiernas para violarlas en jergas de fines de semana, polvo blanco hasta por los sobacos, -y no es cal-  amantes que tenemos que mantener porque nos salen caras, y ahí donde nos ve estos trajes que andamos puestos los compramos en tiendas de las Europas, usted sabrá que la presentación es lo primero  para quienes no tenemos ningún tipo de intelecto y decencia.  Ahora bien comprendemos que usted es honesta y digna que bajo su gestión ha hecho lo que nunca nadie en la historia de Guatemala con el puesto de Fiscal General, sepa que la envidia por su pulso indoblegable, nos corroe, pero por favor entiéndanos que la sangre se nos hizo chilate y ya apesta, lociones caras tenemos que comprar para que no se sienta el olor pútrido a traición.  Por favor tenga la dicha de salir que tenemos que limpiar la oficina para que entre nuestro nuevo jefe a quien nos toca lamerle lo que nos pida.”
La muy distinguida Corte de Constitucionalidad que ha sido secuestrada por traicioneros, vendidos, lame botas, se encuentra llorando sangre porque  no es fácil que ojetes, orejas, arrastrados, sobornados, sumisos comprados, estén impugnando la soberanía de la justicia. ¿Cómo se sentirá la muy loable Corte? Porque sepa usted que es hembra, ella sabe de dignidad. Y vendida no es, la han traicionado es lo que sucede.
Si a usted le suena muy fuerte el nombre de ahuevamiento, cámbieselo, llámele: arralamiento.  Porque es lo mismo, arralados están. Mire nomás que no les han dejado la puerta sin tranca, ellos pensaron que poniendo a un genocida –que usted eligió- iban a hacer temblar a quienes tienen dignidad, dijeron de seguro que, con un botudo y violador iban a hacer de las suyas a diestra y siniestra. A boca de jarro pensaron que se llenarían la jeta. Que en avionadas se iban a llevar todo. Dijeron que a Guatemala la iban a dejar en los puros huesos. Pero ahí está que no ha sido así, no con todo y no en todo. En donde menos se imaginaban encontraron gente digna.
Podrán sobornar a quienes no conocen de dignidad, memoria histórica, lealtad y que bailan al sonido de  cualquier redoblante de desfile militar, -porque de Chirimía y Tun no conocen y no hablo de folklore- a esa gente indigna podrán hacerle tocar la trompeta a cualquier hora pero momento, que no toda Guatemala está dormida y no todos se venden.
Poquitas son las almas  limpias pero con una fuerza de huracán. Ahí donde las miran tienen una honorabilidad que vale por todos los que han traicionado y todavía les sobra para hacerla chinchilete, ¿no quieren un poquito?
Ahora es cuando hierbabuena le has de dar sabor al caldo, quienes se dicen pro justicia, pro dignidad, pro honra, pro ley, vamos a ver si es cierto, ¿qué tal si lo demuestran? Brindando el apoyo a la Excelsa ¡uta, con ella esa palabra sabe a lluvia de mayo- Fiscal General  Claudia Paz y Paz.
Mire pues, que no estoy pidiendo que se alce en armas y que le vaya a quebrar el culo a quien se le ponga enfrente,  le estoy invitando a que tenga el valor de pronunciarse a través del medio que le tenga al alcance de sus manos y de su corazón y dignidad. Si a su responsabilidad como ciudadano, ciudadana guatemalteca le nace la obligación de ir a manifestar frente a la Corte de Constitucionalidad, es ahora el momento de demostrar que si en el juicio por genocidio los coyoles se le hicieron agua y la matriz se le escondió, la memoria histórica se le esfumó, pues no hay pretexto para decir: eso es cosa de guerrilleros. Eso de coyoles y matriz fue para explicarlo con dibujitos.
Aquí no hay pretexto y si  usted no se manifiesta en contra de esta impunidad que ataca de nuevo lo único que está confirmante que es, fue y será un come mierda de todos los tiempos habidos y por haber. Porque aquí no se está peleando un juicio contra un general genocida y a que usted le dijeron o prefirió creer que él tuvo la razón para defender la soberanía del pueblo. No, ¡papo! Aquí se está defendiendo la ley y la justicia ante toda impunidad habida y por haber en todo ámbito.
Mire que hay te varios sabores: corrupción, narcotráfico, feminicidio, lavado de dinero, estafa, venta de tierras, todos los problemas que aquejan el acontecer nacional de hoy en día.  O sea, que no le den a beber agua de calcetín  si ahora no la ampara con su voz, con su denuncia, su presencia, su hombro, después no se queje porque en lugar de agua de calcetín, la culateada respectiva y a la fosa común una de esas clandestinas sobre las que usted ha caminado en más de una ocasión y ni cuenta se ha dado.
Es ahora que tiene que demostrar que tiene sangre en las venas y que está en contra de toda impunidad e injusticia, venga de quien venga, con el rostro  y el garbo que quiera tener. Si también se ahueva entonces  le decido con amor profundo la canción que cantara Víctor Jara: Ni chicha ni limoná.
http://cronicasdeunainquilina.wordpress.com/2014/02/08/se-ahuevan-con-la-fiscal/
Ilka Oliva Corado.

Febrero 08 de 2014.
Estados Unidos.




No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada