lunes, 19 de noviembre de 2012

Guatemala: Obispos critican tendencia militarista del Gobierno


CEG: Piden al Ejecutivo trabajar por el bien común


Tras la evaluación que realizara la Conferencia Episcopal de Guatemala (CEG) sobre la conflictividad social que afecta al país, analizó que el gobierno mantiene una tendencia militarista e intolerante, además de estar proclive a favorecer la iniciativa privada. Si bien esto lo calificó que se da por medio de “sospechas o rumores, pide que se disipen estas dudas antes de que un rumor se convierta en un hecho.
POR EDER JUÁREZ 
ejuarez@lahora.com.gt


Criticó que sus proyectos están por encima del bien común, y que emplea la fuerza para sofocar cualquier intento de crítica a su gestión. 

Según la CEG la conflictividad histórica no ha sido resuelta ni siquiera por la firma de los
Acuerdos de Paz. Es una conflictividad que tiene en parte un horizonte agrario en los numerosos lugares en que la población carece de tierra y de la posibilidad de encontrar alguna salida fuera del ámbito campesino. 

Además de tener un horizonte de extremas desigualdades sociales “una conflictividad que en otras regiones ha adulterado tradiciones mayas ancestrales para volverlas vengativas, crueles y de turba enardecida y, por  ello, irracional y manipulable”.

Monseñor Rodolfo Valenzuela, presidente de la CEG, dijo que el Estado no ha sido capaz de orientar la inversión privada al bien común y no ha sabido orientar el apoyo de la población para la implementación de políticas de desarrollo energético y educativo, y que ha gastado el presupuesto en políticas clientelares. “Se siguen impulsando programas asistenciales sin atacar las causas estructurales de la pobreza de los guatemaltecos”, aseguró.

Por lo que sectores de Derechos Humanos reaccionaron favorablemente a lo expresado por la CEG, y dicen que hay consenso para pedir al Gobierno atender las causas principales que originan la conflictividad social, que se resumen en una desatención histórica de las necesidades básicas de la población. 

UNA ADVERTENCIA 
Jorge Santos, del Centro de Investigaciones Internacionales de Derechos Humanos (CIIDH), indica que lo dicho por la CEG es una advertencia más del proceso de remilitarización de la sociedad guatemalteca, no solo en el ámbito de la seguridad pública, sino que es una preocupación latente del involucramiento del Ejército en una diversidad de tareas. 

Además Santos señala que las recomendaciones que están frente al Estado particularmente de una serie de hechos, siendo el punto más álgido, lo sucedido el pasado 4 de octubre en el departamento de Totonicapán, es una recomendación para garantizar mecanismos de diálogo que permitan la vinculación a procesos para la resolución y trasformación de los conflictos. 

“La CEG nos está alertando sobre una serie de procesos de diálogo que ha habido con anterioridad que no llegan a ninguna solución y que solo van profundizando el origen del conflicto, haciendo que la población guatemalteca pierda la credibilidad en las instancias de diálogo y los procesos democráticos para resolución de los conflictos”, manifestó Santos. 

La CEG instó a las distintas entidades y sectores a que asuman las responsabilidades propias en el ámbito que es propio para que la conflictividad existente en nuestra sociedad encuentre soluciones que permitan enfrentarla buscando disminuir las causas que más la alimentan.



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada