jueves, 17 de octubre de 2013

20 de Octubre

La rebeldía, como la ostenta la juventud de hoy, la llevamos en la sangre.
Miguel Ángel Albizures
¡Viven de recuerdos! dicen los de la derecha conservadora y los de la ultraderecha de matones, pero no es así, vivimos de ilusiones y esperanzas, mantenemos la utopía a flor de piel, porque amamos al país, porque queremos seguir aportando para que se transforme, porque somos antisistema, ante un Estado represor e injusto. La rebeldía, como la que ostenta la juventud de hoy, la llevamos en la sangre, porque vimos derrumbarse un proceso que tendía a construir otro país y una sociedad más justa y solidaria en donde los niños de hoy no estuvieran muriendo de hambre, desnutrición y enfermedades curables.

Sí, a pesar de los pesares, queremos hacer realidad lo que soñaron Arévalo y Árbenz, quienes con todos los defectos que quieran achacarles, acertaron en devolverle al pueblo la democracia dotando al país de leyes avanzadas en una república bananera que hoy no termina de salir del atraso. Contribuyeron a que el pueblo recuperara su dignidad y los seres humanos su valor y sus derechos, porque antes eran crucificados por el sable de la dictadura. 

Les duele, y qué bueno que así sea, que cien años después de su nacimiento y 69 después de haber hecho posible el inicio de los diez años de primavera, se rinda homenaje a Jacobo Árbenz Guzmán y se recuerde a Manuel Galich, el verbo de la Revolución, como también a Juan José Arévalo, y eso será este año y el otro y los años futuros, porque siempre estará presente la juventud pujando por la transformación del país, porque en aquella época fue la juventud y la clase trabajadora quienes empujaron hacia los cambios revolucionarios y las transformaciones sociales.

El próximo 20 de Octubre verán marchar a los obreros, a los estudiantes, a los campesinos, a los jóvenes, a la mujeres y hasta a los ancianos que recuerdan la Revolución y sus gobernantes, y que no olvidan a quienes traicionaron a su propio país y se pusieron al servicio del imperio y de las transnacionales como la United Fruit Company. 

Porque tampoco se puede olvidar a quienes se regocijaron persiguiendo y asesinando a sindicalistas, profesionales o estudiantes que apoyaron la Revolución. Fueron los que hicieron fogatas con las montañas de libros que hablaban de justicia o de la historia patria, porque consideraban que eran lecturas comunistas. Sí, son los mismos, los terroristas del 54, que hoy se cobijan en asociaciones antiterroristas, amenazando con una vuelta al pasado cavernario, porque le tienen miedo a la justicia, detestan la democracia y recuerdan con nostalgia a Jorge Ubico y Manuel Estrada Cabrera.
http://www.elperiodico.com.gt/es/20131017/opinion/236276/

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada