miércoles, 6 de junio de 2012

Opinión: Quedan fuera de alcance los Archivos de la Paz.

Opinión:elperiodico.com

Vamos como el cangrejo

Quedan fuera de alcance los Archivos de la Paz. 
Miguel Ángel albizures

De un zarpazo, el nuevo titular de la Secretaría de la Paz, Antonio Arenales Forno, quiere dejar fuera del alcance de la población, el contenido de los Archivos de la Paz y con ello, anular el derecho del pueblo al acceso a la información, para proteger a sus protectores, muchos de ellos acusados de crímenes de lesa humanidad, hechos que se están ventilando en los tribunales y que, de acuerdo a las pruebas recabadas a partir de los testimonios y los pocos documentos a los que ha tenido acceso el Ministerio Público, siguen su curso y pueden terminar en una condena de por vida.

Cuesta creerlo, pero hasta el momento, el silencio de las organizaciones de derechos humanos y movimiento social, es preocupante, a pesar que la apertura de archivos se debe a la lucha que libraron durante años para que no fueran destruidos o continuaran ocultos. Millares de folios fueron destruidos, otros que se encontraron, se mantienen en secreto por “seguridad nacional” y lo poco que habían soltado por la posición que jugaron los civiles dentro de la Comisión que para el efecto fue formada en 2004 para revisar y digitalizar los archivos del Estado Mayor Presidencial; los 11 mil 698 que logró la Comisión entre el 2008 y 2011, ya no será posible consultarlos porque al flamante secretario de la paz, no le da la gana y, por supuesto, por las órdenes que recibe de arriba.

No se trata del despido del personal, sino de negar el acceso a una parte de la historia que quieren seguir ocultando y si hoy se guarda silencio, mañana serán los archivos de la Policía Nacional que pueden ser quemados. Por suerte mucho está digitalizado y a salvo, pero hay que oponerse a la implementación de una política que representa un retroceso en lo poco que se ha avanzado en el país después de 1985 y luego de la firma de la paz.

Los archivos pertenecen al pueblo, no a los civiles con mentalidad militar, ni a los militares que son parte de la historia negra del país. El retroceso en diversos aspectos de la vida política nacional, es un hecho y solo se puede frenar con un rechazo de la sociedad civil que no debe esperar otras muestras de autoritarismo, sino luchar porque se mantengan los espacios de expresión y acceso a la información. El silencio, además de permitir que avancen en planes que restringen derechos, es complicidad.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada