miércoles, 10 de abril de 2013

449 días de promesas incumplidas, más de lo mismo y el pueblo se muere de hambre.


COMUNICADOEl 14 de Enero del 2012, el líder del Partido Patriota, ahora presidente de la República Otto Fernando Pérez Molina, en su discurso de toma de posesión expreso: “El desarrollo social y el desarrollo integral para los que verdaderamente más lo necesitan y el desarrollo económico para todos, al cual nos comprometimos y todo ello con un esfuerzo general de transparencia y desempeño por resultados concretos para rescatar las instituciones públicas del desorden y la corrupción que las tiene afectadas”


Lo anterior, como se verifica hoy a 449 días de la toma de posesión, fue parte, de una retorica que ha caído en el vacío; las promesas de campaña se han quedado en eso, en promesas, pues las acciones políticas y económicas  demuestran todo lo contrario.

La institucionalidad que debe de impulsar el pacto  hambre cero no funciona adecuadamente, existe descoordinación entre los distintos entes (ministerios de Salud, educación, de desarrollo social, agricultura, consejos de desarrollo), el liderazgo del cual tanto hablo en su campaña electoral el ahora presidente, no existe, la institucionalidad es cada día más débil.  

El único interés del partido  patriota, sus financistas y personas que hacen gobierno es hacer grandes negocios (Puerto Quetzal, IGSS, mineras, hidroeléctricas, abono químico, etc), olvidándose de los más desposeídos y marginados del país.

Los programas triangulo de la dignidad y ventana de los mil días, aun no se implementan de forma integral, el recurso humano de las distintas unidades estatales asignadas para trabajar en esto, desconocen aún el enfoque a desarrollar. Del presupuesto asignado   para el programa “Ventana de los mil días”, escasamente se ha ejecutado un 9.91% en la compra de cinc, a ese paso únicamente se ejecutará durante el año un 40% de los 10 millones presupuestados.  [1] 

Otro ejemplo de la poca o nula atención que el gobierno del partido Patriota, le asigna a generar verdaderos cambios (tal y como lo prometieron en campaña electoral y lo mencionan continuamente  en la publicidad gubernamental), es la ejecución del programa de prevención de la desnutrición  crónica, del Ministerio de Desarrollo Social, que con una asignación de 305  millones, a tres meses del presente año  solamente ha ejecutado el 1.12%[2]

Caso contrario es la ejecución en el Ministerio de Comunicación, infraestructura y vivienda, en donde en el programa de desarrollo de la infraestructura vial,  con un presupuesto de 3.5 millardos, está ejecutado un 26.18% [3]. Esto demuestra las prioridades del gobierno “mas obra gris que atención a las necesidades prioritarias de la población mas excluida y marginada ”.

Sobre la base de lo anterior, la “Campaña Guatemala sin Hambre” y  el Consejo de Instituciones de Desarrollo –COINDE- , como parte de la sociedad civil  organizada, demandamos: 

El derecho a la alimentación es  uno de los compromisos que el Estado de Guatemala ha signado en el  marco de las convenios de Naciones Unidas, por lo tanto debe de ser una prioridad como política pública.

Guatemala, es uno de los países que esta catalogado en grave riesgo por los efectos del cambio climático, lo cual ya se evidencia en las plagas que sufren diversos cultivos, por lo que  es clave la generación de políticas públicas con presupuesto asignados que atiendan como prioridad a  los pequeños y medianos productores., caso contrario se incrementará aun mas los casos de desnutrición.

El costo de la canasta básica vital continua incrementándose  cada día, actualmente se sitúa en Q4, 816.42, producto de los altos costos de los combustibles, la energía eléctrica, el gas propano, etc,  mientras el salario mínimo esta en Q2,421.75, esto provoca que mas población ingrese en la franja de pobreza y pobreza extrema y por lo tanto mas personas  con inseguridad alimentaria.  Ante esto  demandamos  que el gobierno  del presidente  Otto Fernando Pérez Molina cumpla su promesa de priorizar en las políticas de gobierno a la  población más excluida y marginada del país que se encuentra en grave riesgo de no poder adquirir los alimentos básicos para tener una vida digna.

Un pueblo con hambre es un pueblo sin paz

“Campaña Guatemala sin hambre”
22501073 / 30567727 
“Consejo de Instituciones de Desarrollo” –COINDE-
[1] Fuente: Ministerio de Finanzas Públicas; SICOIN.
[2] Ibi ídem No. 1
[3] Ibi ídem no. 1



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada