jueves, 21 de marzo de 2013

LOS PUEBLOS ORIGINARIOS Y LAS LUCHAS SOCIALES BAJO ATAQUE

 “KAYB’ALAN” Centro de análisis, formación e incidencia del Pueblo MayaTnaab’il Kayb’alam  
URGENTE, URGENTE 
 LOS PUEBLOS ORIGINARIOS Y LAS LUCHAS SOCIALES BAJO ATAQUE Kayb’alan” Centro de Análisis, Formación e Incidencia Del Pueblo Maya a la comunidad nacional e internacional manifiesta: 
Nuestra profunda preocupación por la ola de persecución y violencia en contra de lideresas y líderes, por los ataques directos en contra de comunidades y Pueblos como los sucedidos recientemente en contra del Pueblo Q’eqchi’, K’iche’, Q’anjob’al y Xinka. Estas acciones son manifestaciones directas de racismo estructural y de Estado en contra de los Pueblos Originarios en Guatemala donde se silencian voces con la muerte o la imposición de proyectos sin el consentimiento de los Pueblos, se niega el derecho histórico de los Pueblos a su territorio y se invisibilizan Pueblos que históricamente han ocupado estas tierras milenarias. 
Las industrias extractivas, agronegocios, hidroeléctricas y otros están llevando ataques sistemáticos en contra de lideresas, líderes, organizaciones, comunidades y Pueblos Originarios con: capturas, asesinatos, secuestros, desalojos, Estado de sitio, migración forzada, coacción, intimidación y desinformación. Esta ola de violencia es parte de las estrategias de las empresas para “limpiar los territorios” y forzar que las comunidades abandonen sus tierras y provocar un genocidio paulatino. 
Los Pueblos Mayas, Xinka y Garífuna no han visto progresos en la consecución de sus derechos humanos desde que fuera firmada la “paz firme y duradera”. Lo que notamos es el inicio de una avalancha de reformas al Estado que favorecen al sector empresarial y oligárquico. Se ha diseñado todo un entramado legal que les permite actuar con total impunidad. Además, se implementan estrategias para profundizar el hambre y la desnutrición en bastas regiones históricamente excluidas del país. No es casual que estas regiones las ocupen los Pueblos Originarios en mención y que ahora son territorios invadidos por las empresas extractivas. 
Denunciamos y repudiamos los hechos de violencia que se han llevado a cabo en los últimos meses, entre los que se incluye: 
a. La emboscada y luego el secuestro, el 17 de marzo, de 4 representantes integrantes de la Junta Comunal del Gobierno Indígena de la Comunidad indígena Xinka de la montaña de Santa María Xalapán, Jalapa. El resultado fue la muerte del líder Xinka Exactación Marcos y la tortura de otros tres. Los líderes regresaban de una reunión donde se discutieron temas relacionados con la organización de una consulta comunitaria sobre minería en Mataquescuintal, Jalapa. 
b. La constante represión, intimidación y violencia en Barillas, Huehuetenango, donde varias lideresas y líderes han estado encarcelados ilegalmente, se mantienen otras órdenes de captura y se materializan otras detenciones ilegales. El más reciente hecho es que el 15 de marzo, las fuerzas de seguridad del Estado que protegen interesesempresariales capturan al líder y activista de derechos humanos, Rubén Herrera. Estos hechos violentos e intimidatorios destruyen vidas, familias, comunidades completas, además fraccionar las organizaciones sociales y comunitarias. 
c. El asesinato del dirigente regional, Maya-Tz’utujil, Jerónimo Sol Ajcot, de la aldea Chacayá, Santiago Atitlán, Sololá, el 11 de marzo. Ajcot fue interceptado en horas de la madrugada por hombres fuertemente armados y encapuchados, quienes le dieron muerte con armas de fuego. Él era miembro de la junta directiva de la Asociación Maya- Tz’utujil de Agricultores de Santiago Atitlán y miembro de la Coordinadora Nacional Indígena y Campesina -CONIC. 
d. El allanamiento, el 11 de marzo, de la casa de habitación de Rubén Mazariegos Vásquez, Secretario General de los Sindicatos de Salud Pública Nacional y Vicepresidente de laUnidad de Acción Sindical y Popular UASP. 
e. El asesinato de Carlos Hernández en Camotán, Chiquimula, el 8 de marzo. Hernández era miembro de la Coordinación Campesina Nuevo Día, también de la Coordinadora de Organizaciones Populares, Indígenas, Iglesias, Sindicales y Campesinas de Oriente (COPISCO) y miembro del comité ejecutivo del Frente Nacional de Lucha. 
f. El desalojo de la comunidad Agua Caliente, en el valle del Polochic, por parte de guardias privadas de la empresa cañera Chab’il Utzaj, a inicios de marzo. Con la impunidad y complicidad de las autoridades policiales y de Gobierno, se destruye la vida de decenas de familias, se provocan desplazamientos y se causan heridas y daños psicológicos a niñas y niños, ancianas y ancianos, mujeres y hombres. Este es parte de una estrategia de terror para que las personas abandonen sus tierras ancestrales, violando una vez más el derecho de los Pueblos Originarios a decidir por su propio futuro y el derecho sobre sus territorios. 
g. El asesinato de uno de los dirigentes del Consejo de Pueblos de Tezulutlán, hecho ocurrido en febrero, en Purulhá, Baja Verapaz. Se supo que se le montó una trampa, cuando supuestamente lo habrían llamado por medio de teléfono celular del juzgado, para que fuera a evacuar una audiencia. En realidad se trataba de una argucia para secuestrarlo. Finalmente su cuerpo fue localizado sin vida y con señales de tortura dos días después de su desaparición. 
Como Kayb’alan: Nos unimos al clamor de las víctimas de las comunidades, de lideresas y líderes, de organizaciones Mayas, Xinka, Garífuna y campesinas, sindicales y otras fuerzas sociales, quienes defendemos los territorios y los derechos individuales y colectivosde nuestros Pueblos. 
Exigimos llevar a los responsables materiales e intelectuales ante la justicia para que sean condenados. 
Hacemos un llamado a todas las instancias nacionales e internacionales, para pronunciarse y exigir enérgicamente, la condena al Estado de Guatemala, por ser el ente principal que tolera las prácticas de terror en contra de las comunidades y Pueblos Originarios. Señalamos, la inoperancia de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala -CICIG- y de la Procuraduría de los Derechos Humanos frente a esta ola de violencia, por lo cual se convierten meramente en figuras decorativas y de burla para la justicia nacional e internacional. 
Responsabilizamos al Gobierno de Otto Pérez Molina, a las empresas mineras, palmeras, azucareras, hidroeléctricas y otros mega-proyectos, de la escalada de represión y muerte que enluta a las comunidades y opaca las esperanzas de una vida en paz y con dignidad. Abogamos por el respeto a la vida, a la dignidad de nuestros Pueblos y sus esperanzas de promover prácticas y estrategias de vida milenarias. 
Exigimos el cumplimiento de los convenios y tratados internacionales ratificados por el Estado de Guatemala. 
“KAYB’ALAN” CENTRO DE ANÁLISIS, FORMACIÓN E INCIDENCIA DEL PUEBLO MAYA Chnab’jul, Kab’ Twitz Choj, Huehuetenango, 20 de marzo de 2013




No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada