miércoles, 14 de mayo de 2014

A 34 años del asesinato del Padre Walter Voordeckers, El Grupo de familiares de víctimas de Santa Lucía Cotzumalguapa, Escuintla, realiza homenaje.



En el 34 aniversario del asesinato del padre Walter.
Actividades realizadas el domingo 11 de mayo de 2014:
Misa, caminata, exposición fotos de  desaparecidos, visita  al cementerio  de Santa Lucía Cotzumalguapa, donde descansan los restos del Padre Walter Voordekers



El padre Walter Voordeckers, Nació en Tornhout, Bélgica el 2 de septiembre de 1939. Ingreso a la Congregación del Inmaculado Corazón de María (CICM) y pronunció sus votos religiosos a sus 21 años de edad. Fue ordenado sacerdote el 1o de agosto de 1965 y vino a Guatemala en agosto de 1966. Ejerció su ministerio en los departamentos de Santa Rosa y Escuintla. 



Por su compromiso con los pobres fue asesinado el 12 de mayo de 1980. 

El padre Walter quedó muy impresionado por las difíciles condiciones de vida y de trabajo de los campesinos de las fincas algodoneras y de los ingenios de caña de azúcar.  Su prédica de carácter ético-social hacia los campesinos, que entró en conflicto con los intereses de los dueños de las fincas e ingenios. 

Al padre Voordeckers le fue prohibido ingresar y celebrar misas en esos centros productivos. Pero continuó atendiendo a la feligresía católica en la parroquia de Santa Lucía Cotzumalguapa.

 Se comprometió con los más pobres, con los campesinos y los trabajadores de fincas de la costa sur de Guatemala. Apoyó a a los miembros del CUC de la Costa Sur, en el año 1,980 dicho comité organizó una huelga en la que participaron alrededor de 100 mil campesinos, pidiendo un incremento del salario mínimo. La huelga duró hasta el 3 de marzo y los trabajadores consiguieron que se aumentara el salario mínimo a 3.20 quetzales.

 Comenzó a a recibir amenazas de parte del Ejercito Secreto Anticomunista, la iglesia de Santa Lucía Cotzumalguapa fue pintada con amenazas públicas. La violencia violencia contra la Iglesia e agudizó en la Costa Sur: el 1 de mayo de 1980 desaparecen el padre Conrado de la Cruz, párroco de Tiquisate, Escuintla, de origen filipino, perteneciente también a la CICM, y el catequista Herlindo Cifuentes Castillo. 

El 12 de mayo de 1980 por mañana fue asesinado por cuatro individuos fuertemente armados se habían apostado, frente a la parroquia.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada