jueves, 15 de mayo de 2014

Mujeres y feministas exigimos democracias plenas y rechazamos acciones dictatoriales y represivas en Centroamérica


A las delegadas de la Red Regional por la Seguridad de las Mujeres (158 organizaciones) participantes en la Cumbre alternativa Mujeres y Seguridad nos preocupa e indigna:

  • La militarización, el armamentismo y la profundización de las violencias contra las mujeres, evidenciando que no se ha trastocado la doctrina de seguridad nacional, propia de estados contrainsurgentes.
  • La rearticulación de poderes fácticos en las estructuras del Estado, cooptando y debilitando las instituciones creadas para el impulso de la democracia, particularmente la dedicada al avance de las mujeres, implicando el retroceso en el ejercicio de nuestros derechos.
  • Que los organismos a los que corresponde ser garantes de un Estado de Derecho, (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) están tomando decisiones y realizando acciones que reducen nuestras democracias, aprobando leyes que favorecen a las multinacionales; ampliando exenciones y favores fiscales a las empresas; impulsando procesos anómalos de selección de funcionarios, haciendo uso perverso de leyes y de los mecanismos de representación; desplegando acciones violentas y estados de sitio; y de perpetuación en el poder vía la modificación a las legislaciones que facilitan la reelección o aplicando golpes de estado.
    Hechos ocurridos el martes 13 de mayo en Honduras y Guatemala, son una muestra de dicho retroceso:
    En Honduras, en las instalaciones del Congreso Nacional, fueron fuertemente reprimidos diputados y diputadas del Partido Libertad y Refundación y el pueblo que les acompañaba en un acto de protesta pacífica, ante las múltiples violaciones a los Derechos Humanos cometidos por parte del régimen que dirige Juan Orlando Hernández con una política de represión.
    Denunciamos la gravedad de estos acontecimientos que trasgreden todas las leyes nacionales y convenios internacionales, evidenciando un Estado dividido que se agrede a sí mismo. Es incomprensible que policías y militares irrumpan en el hemiciclo legislativo reprimiendo, lanzando bombas lacrimógenas, agrediendo y persiguiendo a las y los legisladores y la población que se manifestaba. Como resultado de este abuso de autoridad pública se encuentran hospitalizados diputados y diputadas y otras personas seriamente afectadas.
    En Guatemala, el Congreso de la República aprobó el punto resolutivo 3-2014, en el que se niega el genocidio. Esta resolución fue aprobada con el voto de 87 diputados de los Partidos Políticos: Libertad Democrática Renovada –LIDER-, Partido Patriota –PP-, Bloque independiente Todos, Compromiso Renovación y Orden –CREO-, Gran Alianza Nacional –GANA-, Partido Republicano Institucional –PRI-, Unión Nacional de la Esperanza –UNE- y 7 independientes.
    Para el Congreso hablar, disentir, revelar la verdad atenta contra la reconciliación nacional y por ello instan a los organismos ejecutivo y judicial a implementar acciones de silenciamiento y olvido. Con esta resolución se demuestra, nuevamente, la alianza entre empresarios, políticos y ejército, quienes actúan bajo lógicas autoritarias y fascistas.
En 1999, con el Informe de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico (CEH) quedó plenamente documentado que sí hubo genocidio en Guatemala. En 2012 con los testimonios de las mujeres ixiles sobre la violencia sexual cometida por el ejército, se demostró que ésta fue parte de un protocolo de actuación; y Efraín Ríos Mont fue declarado culpable por el delito de genocidio, conforme el artículo 376 del Código Penal Guatemalteco.
La reconciliación nacional no se podrá hacer realidad con silencio ni olvido, bases para la impunidad. Podremos construir otras relaciones con diálogo, respeto al disenso y justicia.
Por lo tanto Exigimos:
  1. Cese a la represión y militarización en la Región Centroamericana y que los hechos de violencia no
    queden en la impunidad.
  2. Que se respete el derecho del Pueblo Hondureño a manifestarse libremente como oposición a los
    poderes impuestos en las decisiones que se han tomado en el Congreso Nacional y que violentan los
    Derechos Humanos de la población hondureña.
  3. Exigimos una seguridad que elimine las prácticas culturales de violencia y que fortalezca procesos
    de construcción colectiva y participación.
  4. Partiendo de que la reconciliación no se realiza por decreto, tampoco un decreto puede borrar la
    historia ni obviar los mandatos constitucionales. Por ello exigimos que se respete el artículo 46 de la Constitución Política de la República que dice literalmente“Preeminencia del Derecho Internacional. Se establece el principio general de que en materia de derechos humanos, los tratados y convenciones aceptados y ratificados por Guatemala, tienen preeminencia sobre el derecho interno.”
    Hacemos una llamado a los Pueblos de los territorios centroamericanos a estar vigilantes de estas claras señales de la reducción de nuestros Estados de Derecho y por lo tanto de nuestras democracias.

    Antigua, Guatemala 14 de Mayo 2014


    Red Regional por la Seguridad de las Mujeres 
    Alianza Política Sector de Mujeres –Guatemala-
    Foro de Mujeres por la Vida-Honduras
    Red Feminista frente a la violencia contra las mujeres –El Salvador- 
    Red de Mujeres contra la Violencia –Nicaragua- 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada