martes, 20 de mayo de 2014

SI HUBO GENOCIDIO EN GUATEMALA: NINGÚN MILITAR PUEDE TAPAR EL SOL CON UN DEDO


Amalia Jiménez Galán, Jun Lajuj I’x, 19-5-2014. Radio Nde Iximulew-Asociación Mundial de Radios Comunitarias en Guatemala. 
SI HUBO GENOCIDIO Y NO SE RESPETAN LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS GUATEMALA. NO. NO SE RESPETAN EN ABSOLUTO.

SI HUBO GENOCIDIO Y NO SE RESPETAN LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS EN GUATEMALA. NO. NO SE RESPETAN EN ABSOLUTO.

“Aprueban punto resolutivo que niega el genocidio en Guatemala”, tituló uno de los principales diarios del país en su portada del día 14 de mayo de 2014. Frente a esta noticia, los consejos de autoridades ancestrales se posicionaron con claridad frente a la puerta del palacio presidencial: “Sí hubo genocidio”, gritaron con voces fuertes en las que se podía oler el rastro de sangre dejado tras las exhumaciones de fosas comunes promovidas en el marco del proceso de la Comisión de Esclarecimiento Histórico.

Las y los ancianos del Gran Consejo Nacional de Autoridades Ancestrales (GCNAA) habían convocado una rueda de prensa para denunciar la usurpación de representación que una delegación de personas estaba realizando en las sesiones del Foro Permanente de las Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, pero a la usurpación de representatividad le tuvieron que sumar este nuevo revés a la verdad, a la dignidad.Tal como señala la enciclopedia libre y de conocimiento colectivo en internet, Wikipedia: “Según el informe Memoria del silencio, Guatemala: nunca más (de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico) en esa época se produjo un aproximado de 200 000 personas desaparecidas/asesinadas. El 100 % de las desapariciones fueron cometidas por el Estado inconstitucional guatemalteco, apoyado por los Gobiernos de Argentina, Chile, Estados Unidos, Israel y México. El 90 % de todos los asesinatos fueron cometidos por los militares, según apreciaciones de la ONU. Durante ese tiempo, se cometieron cerca de 6.000 asesinatos al año. El 98 % de los actos de terrorismo de Estado quedaron sin castigo después de la firma de la amnistía, en 1996.”

El juicio abierto al general José Efraín Ríos Montt por genocidio llegó a una fase crucial el año pasado, cuando fue condenado a 80 años de prisión. Sin embargo, días después, la Corte de Constitucionalidad  anuló el proceso, argumentando que había errores en el proceso. Y ahora, 87 diputados del Congreso de la República han aprobado un punto resolutivo que respalda al actual general en el poder del gubernativo, Otto Pérez Molina, quien fue conocido como el mayor Tito Arias durante su “trabajo” en el área Ixil, una de las más castigadas con las masacres ordenadas por Ríos Montt, de acuerdo a los testimonios de testigos y a la misma sentencia de la Corte de Constitucionalidad en la que se condenó a Ríos Montt.

A esta realidad de genocidio durante 40 años, debemos sumarle la continuidad de un mercado electoral basado en negocios políticos gracias al cual ha sido posible que ambas “figuras” militares, José Efraín Rios Montt y Otto Pérez Molina, hayan llegado ser presidente del congreso y actual presidente de la república, respectivamente.

Las violaciones a los derechos de los pueblos indígenas se producen constantemente en este país, en el que es posible aprobar un punto resolutivo de esta naturaleza casi por sorpresa y de urgencia nacional, mientras en las interioridades de sus cuevas subterráneas permanecen paralizadas 21 iniciativas de ley en cumplimiento del Acuerdo de Paz sobre Identidad y Derechos de los Pueblos Indígenas. Como palabras vacías,  se escuchan las frases de ese punto resolutivo aprobado por 87 diputados, en las que se exhorta a los organismos del Estado a comprometerse para lograr la reconciliación nacional y el cumplimiento de los acuerdos de paz: ¿?¿Cuándo van a empezar?¿Cuándo van a empezar en el congreso de la república a aprobar alguna de las 21 iniciativas de ley que cumplen con estándares nacionales e internacionales de derechos humanos?  Y lo más importante, ¿cuándo van a empezar a hacerlo sin adulteraciones que cambien por completo el carácter progresivo y garante del ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas respecto a su territorio, al idioma, la cultura, la salud a través de la propia medicina maya, la espiritualidad, la comunicación realizada a través de la gestión de licencias de radio y televisión, por mencionar sólo algunos de los puntos clave?

El asentamiento  y la penetración de los modos de pensar del patriarcado violento que naciera en occidente y que echó raíces en Guatemala durante la invasión española… simplemente, continúa. Utiliza todas las armas a su alcance. Aunque quiera aparecer vestida de democracia constitucional, ni la constitución ni las pocas leyes protectoras de los derechos de pueblos indígenas se cumplen. Para confirmar realidad de que otro mundo es posible, es necesario destacar la actuación de la jueza Yasmín Barrios y de la Fiscal, Claudia Paz y Paz. Ambas han tenido todo el apoyo de la sociedad nacional e internacional, más la segunda acaba de ser retirada de su puesto antes de tiempo por motivos que muchos relacionan con la sentencia en la que la Corte de Constitucionalidad condenó a Ríos Montt.

La Declaración Universal sobre Derechos de los Pueblos Indígenas obliga a los estados a cumplir con el principio de la consulta libre, previa e informada antes de poner en práctica ningún proyecto en territorio indígena. En los últimos 5 años, las autoridades ancestrales del Iximulew han realizado numerosas consultas comunitarias sobre proyectos mineros e hidroeléctricos y en todas ha ganado el NO. Más de dos millones de personas muestran tener una conciencia protectora de la vida de la Madre Tierra al decir que NO quieren empresas extractivas ni hidroeléctricas en sus territorios.Como si de una realidad al otro lado de una muralla opaca y blindada se tratara, el estado no ve, no escucha, no atiende la realidad evidente en las comunidades indígenas. Trata de distorsionar y manipularla, hasta quedar irreconocible. Esto ha sido así a través de amenazas, secuestros y asesinatos de líderes indígenas que estaban promovido estos procesos legítimos de protección de la identidad y la vida colectivas. También está siendo así a través de la compra de supuestas autoridades ancestrales que comienzan a aliarse con partidos políticos y grupos de poder alrededor de tanques de pensamiento neoliberal, como los que presuntamente manejan fundaciones como Fundesa o la Fundación contra el terrorismo. 

Tras estos acercamientos, sus palabras de autoridades quedan al servicio de los megaproyectos ideados por los mismos congresistas y la cámara patronal que se denomina CACIF. De esta cuenta, el Gran Consejo Nacional de Autoridades Ancestrales denunció la presencia de autoridades que no les representan en el Foro Permanente de las Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, tales como “la Alcaldía indígena de Sololá, Alcaldía Indígena de Chichicastenango y Alberto Marroquín García de la Alcaldía Indígena de Palín, así como el  Presidente de los 48, cantones de Totonicapán, que se hacen llamar representantes de los pueblos indígenas”, decían en su comunicado, pero que no lo son, o no lo demuestran…

Existe un Plan Guatemala 2032 que convierte al país en un tejido de carreteras y otras obras para comunicar los “polos de desarrollo”, nodos de una red de destrucción orquestada por ciertas empresas extractivistas e hidroeléctricas.  En este plan, en ninguna de sus hojas, se menciona NI SIQUIERA UNA VEZ la existencia de las comunidades indígenas, ni sus derechos, ni mucho menos el carácter obligatorio de cumplir con el principio de consulta previa, libre, informada. Leyéndolo, una se pregunta, ¿qué tipo de mapas ven los ingenieros, comerciantes, negociantes y políticos que elaboran este tipo de mapas? De plano, han de ser unos donde no se ven NI LAS PERSONAS, NI LOS ANIMALES, NI LOS ÁRBOLES, NI LAS PIEDRAS, NI EL AGUA… bueno, tal vez el agua, el petróleo, el oro y otros elementos así, puedan ser vistos, más no como elementos de la Madre Tierra, sino como recursos para ser explotados ahora, sin importar lo que suceda con la vida ni con las nuevas generaciones. ¿Quién dijo que esto era desarrollo?

Amalia Jiménez Galán, Jun Lajuj I’x, 19-5-2014. Radio Nde Iximulew-Asociación Mundial de Radios Comunitarias en Guatemala.  

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada