lunes, 20 de mayo de 2013

LA SENTENCIA POR GENOCIDIO UNA OPORTUNIDAD PARA LA PAZ


Hoy Guatemala tiene una nueva oportunidad para la Paz, Oportunidad que se construye sobre la base de la Memoria y la Verdad del pueblo Maya Ixil y sobre la base de la Justicia y el fortalecimiento del Estado de Derecho.
El Tribunal Primero “A” de Mayor Riesgo  ha condenado al general José Efraín Ríos Montt por el delito de Genocidio y delitos contra los Deberes de Humanidad. Su sentencia, comprueba la comisión del delito de genocidio en nuestro país y fundamenta su participación en las graves violaciones a los derechos humanos cometidas durante el Conflicto Armado Interno.
En esta histórica sentencia, el Tribunal le ha dado valor probatorio a  los testimonios valientesde las mujeres y hombres ixiles, que después de 31 años, han sido escuchados y sus sufrimientos reconocidos por el sistema de Justicia de Guatemala.
A través de dichos testimonios y de la prueba científica y documental diligenciada en el proceso y a la cual, el Tribunal le dio valor probatorio, quedó demostrada la intención de acabar con el grupo Ixil, identificado como Enemigo Interno: “…las acciones violentas realizadas en contra de los ixiles, no fue una actividad espontánea, sino la concretización de planes previamente elaborados, que conformaban parte de la política de Estado tendiente a la eliminación de un grupo étnico determinado (…) Habiéndose comprobado hasta la saciedad que eran poblaciones civiles, dedicadas a la agricultura”.
La violencia sexual,  fue un ataque sistemático hacia las mujeres, contribuyó a la destrucción del tejido socialy su objetivo fue eliminar al grupo étnico Maya Ixil. Las mujeres sufrieron la violencia y la humillación de forma intencionada, no sólo como un medio de infringir lesiones físicas o mentales a miembros del grupo, sino también como un medio idóneo para impedir la reproducción física y cultural del grupo.
El racismo imperante en Guatemala,  fue“la maquinaria del exterminio”, base del genocidio. “El racismo se expresa en conductas, imaginarios, prácticas racistas e ideologías que ocupan distintos espacios y se expanden al conjunto de la sociedad (…) El racismo afecta profundamente, provoca, colabora y coadyuva con el genocidio que se produjo en Guatemala”. Se ha construido históricamente un estereotipo del “indio”, como inferior “maleante, ladrón, feo y que huele mal”. Las elites históricamente han planteado la idea de “su eliminación” o la necesidad de “mejorar la raza”. Esto fue lo que se puso en práctica en el Genocidio.
A través de este  juicio, han quedado al descubierto las redes de impunidad que aún se encuentran enquistadas en el sistema de Justicia. Pero tambiénla persistencia delos grupos de poder que se niegan a vivir en una plena democracia y un verdadero Estado de Derecho. Hemos visto transitar resoluciones ilegales; un litigio malicioso y el intento de desacreditar a los actores y actoras del sistema de justicia, a través de diversos medios. Es importante reiterar que, es en el Juicio, en el Debate Oral y Público, donde los medios de prueba alcanzan su valor probatorio o no.Eso es lo que le da fuerza y credibilidad al Estado de Derecho y no los cientos de recursos interpuestos para dilatar u obstaculizar la Justicia.
Las víctimas Sobrevivientes del Genocidio le han dado una lección a la sociedad guatemalteca. Se puede avanzar a través de los medios democráticos establecidos para resolver sus controversias. Quienes llaman al odio y a  la violencia, o le temen a los procesos democráticos, son quienes nunca han creído ni en la Paz, ni en la Democracia.
Hacemos un llamado a la sociedad guatemalteca a no dejarse convencer por los mensajes violentos, racistas y discriminadores de aquellos sectores que amenazan con acciones de hecho e incluso de violencia si el fallo no se revierte.
Compartimos la idea que esta sentencia es un parte aguas en la historia de Guatemala, pues abre la oportunidad de pensarnos nuevamente como sociedad sobre cuál es el presente y futuro que deseamos para nuestro país. Guatemala tiene una nueva oportunidad, trazada por el largo camino transitado hacia la justicia que emprendieron hace décadas  las víctimas y sobrevivientes. Este camino, simboliza la reivindicación y el reconocimiento de la verdad ocurrida, no sólo para el Pueblo Maya, sino para las miles de víctimas ejecutadas arbitrariamente; desparecidas y masacradas en este nuestro territorio.
 Guatemala 20 de mayo 2013
Asociación para la Justicia y Reconciliación AJR; Autoridades Ancestrales Maya de la Región Ixil; Asociación Movimiento de Víctimas para el Desarrollo Integral Norte del Quiché; Asociación Departamental de Jóvenes de Sololá KajiBatz; Asociación para el Desarrollo y Rescate de Alta Verapaz, AJODER;  Asociación Caja Lúdica; Asociación Familiares de Detenidos Desaparecidos de Guatemala, FAMDEGUA;  Equipo de Estudios Comunitariosde Acción Psicosocial, ECAP, Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos CALDH; Colectivo Nosotras las Mujeres; Coordinadora Nacional de Viudas de Guatemala, CONAVIGUA; Coordinadora de Mujeres Ixiles “BaxilB´atz”; Comité de Víctimas del Ixcán; Coordinadora Juventud por Guatemala, CJG; Coordinación Genocidio Nunca Más; Coordinación y Convergencia Nacional Maya WaqibKej; Conferencia de Religiosos y Religiosas de Guatemala, CONFREGUA; Familiares en Búsqueda de la Verdad y Justicia por las Víctimas del Diario Militar; Fundación Rigoberta Menchú; Hijos Guatemala;  Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales de Guatemala, ICCPG; Instituto de Enseñanza para el Desarrollo Sostenible, IEPADES; Julio SolorzanoFopa; Mujeres Transformando el Mundo, MTM; Movimiento de Jóvenes Mayas, MOJOMAYAS; Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala, ODHAG; Pastoral Juvenil Diócesis de San Marcos; Red de Jóvenes Ixiles “ChemolTxumb´al”; Seguridad en Democracia, SEDEM; Sector de Mujeres; Sociedad Civil para el Desarrollo de la Juventud/ Fundación para la Juventud; Unión Nacional de Mujeres de Guatemala, UNAMG;

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada