miércoles, 5 de marzo de 2014

Padre Pedro Pantoja, Casa del Migrante: Posada Belén.

“El migrante es un muerto que camina sin nombre y sin entierro”. –Sacerdote, Pedro Pantoja.

Tuve la oportunidad de entrevistar vía telefónica al padre Pedro Pantoja de la Casa del Migrante. En Santillo, Coahuila, México, está encargado de la casa Posada Belén.
Es un hombre que ha estado trabajando durante 40 años en la defensa de los derechos humanos de migrantes sin documentos. Trabajar día a día en defensa de las causas perdidas, que no son aplaudidas, por el contrario son irrespetadas, olvidadas, destrozadas, con las que se trafica, se construyen grandes imperios y se les asesina cuando han sido ya exprimidas y quedan solamente los rastrojos de lo que fue un ser humano, rastrojos que jamás aparecerán, rastrojos que se vuelven polvo en una fosa clandestina.
Él cuenta qué está sucediendo en Coahuila con los migrantes indocumentados.
La entrevista es extensa él tiene mucho qué decir, el mundo necesita saber qué está pasando con las y los migrantes sin documentos que atraviesan el territorio mexicano.
Información y realidad palpable que no sale en los medios de información oficiales, ésa que maquillan para que salga a la luz pública con otro aspecto: jamás con el real. 
Dejo con ustedes la extraordinaria denuncia del Padre Pedro Pantoja, de Posada Belén, en Saltillo, Coahuila, México.
Padre, usted lleva 40 años de estar involucrado en la defensa de migrantes.
Claro que sí, yo fui a la pisca de uvas a los campos de California en el año 62, al campamento de César Chávez ahí estuve con él seis meses peleando el Chicano Proyecto Bracero, ¿conoce su historia? –Sí, por cierto a fin de mes estrenarán la película basada en su vida. –Me contaron y quisiera conseguirla. Pues tuve apoyando el movimiento bracero en la última generación del 62. Peleando por los derechos de los migrantes y braceros.
¿Usted ya era sacerdote en ese entonces?
No, estaba estudiando, faltaba poco para graduarme e interrumpí los estudios 8 meses para ir a apoyar allá el movimiento bracero. Lo viví en carne propia: las peleas, los enfrentamientos, las humillaciones, el trato inhumano que vivieron cuando también trabajé fuera del campamento.
¿Qué evento en específico lo hizo a usted volcar su lucha por la defensa de los migrantes sin documentos?
Primero el testimonio profético de César Chávez, prácticamente yo fui a iniciarme ahí en toda la concientización de las víctimas y ver a ese hombre tan admirable en medio de un imperio tan poderoso, supo levantar la voz y supo insistir en una lucha que parecería un suicidio, pues se estaba enfrentando a los patrones, a los dueños de las fincas de las viñas, era imposible exigir ciertas leyes desde una debilidad social tan vulnerable y sin embargo logró salir adelante. Y lo que viví fuera del campamento en las barracas donde dormían los trabajadores, qué situaciones las que se vivían ahí, los querían contentar con prostitutas, alcohol, los querían comprar con esas cosas para que no pensaran y no pelearan por sus derechos, qué humillación tan grande y ahora lo relaciono porque tengo una casa –Casa del Migrante- digna, tan limpia, tan acogedora y sobre todo para las mujeres migrantes. El migrante puede sentir que tiene todo lo necesario en nuestra casa.
Recuerdo los dos perros que tenía César Chávez: uno se llamaba Boicot y el otro Huelga. He estado con sus compañeros originales de lucha, nos hemos encontrado varias veces, estuve en Mexicali, Agua Prieta y Nogales –cuando lo escucho mencionar Agua Prieta el corazón me da un brinco siento que saldrá de mi pecho, por ahí crucé el desierto de Sonora es poblado fronterizo con Arizona- compartimos en varios foros. –Escucho que tocan la puerta el sacerdote pide disculpas y va a atender, mientras yo espero a miles de kilómetros con un teléfono celular puesto sobre la mesa, la grabadora encendida y mi libreta de apuntes, veo por la ventana de mi nido rentado, afuera el cielo está encapotado con sus nubes espesas y grises de los últimos días del invierno estadounidense finos copos de nieve se resbalan entre las corrientes del viento del letargo, creo que en Saltillo, Coahuila, hay cielo desnudo en ese mismo instante. Regresa minutos después y me cuenta de la situación de violencia que vive Santillo y más los migrantes-.
Padre, de las tantas causas perdidas dígame usted, ¿por qué defender los derechos de migrantes sin documentos?
Porque cuando empezaron a cruzar por Saltillo después del Huracán Mitch en el 98, yo estaba trabajando con los deportados en la frontera de Piedras Negras, -que colinda con Texas- todos los migrantes mexicanos que regresaban pero, al empezar el año dos mil comenzó la avalancha de centroamericanos a México, Saltillo es un centro ferrocarrilero muy grande, entonces los migrantes centroamericanos al querer llegar a los Estados Unidos, se iban por la ruta del ferrocarril más conveniente para ellos, éste es el de Saltillo pero, resulta que cuando cruzaban esas vías los comenzaron a asesinar; asesinaron a dos jovencitos hondureños a balazos y luego asesinaron a otro a pedradas en los rieles del tren y comenzó una violencia muy grande contra los migrantes sumamente inhumana, robos, desapariciones, era urgente frenar todo esto.
Realmente el trabajo aquí en Saltillo, no fue porque tuviéramos lo necesario, teníamos que pensar cómo protegerlos de los asesinatos que era algo sumamente escandaloso, entonces yo dejé el proyecto en la frontera en donde estaba para fundar otro llamado Frontera con Justicia y proteger a estos migrantes, ni siquiera teníamos qué darles de comer, porque estamos pobrísimos. –Eso le iba a decir a ustedes no les ayuda el Gobierno, ¿la iglesia?. –La iglesia sí pero el Gobierno no, estamos peleados, oiga. Ni me lo mencione. Estamos peleadísimos por toda esta violencia que impulsó, hace tres meses estuvimos en Washington, para denunciar que la policía de aquí y el Gobierno secuestró a 30 migrantes y me los torturó, los tuvieron que llamar a juicio a Washington en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, claro que negaron todo, todo eso me hace incapaz de recibir, algún tipo de ayuda, por supuesto que ni lo quiero recibir. Todo es de la sociedad civil, de la comunidad parroquial y de mucha gente pobre.
Usted denunció que en el gobierno de Calderón secuestraron alrededor de 80,000 migrantes indocumentados.
Claro, le digo que en el año 2009 el primer informe que recibimos del primer trimestre fueron 9,700. Nosotros fuimos hasta Washington para denunciar eso. Por lo menos en ese año se realizaron 18,000 secuestros, luego se vino la guerra de Calderón contra el crimen organizado, y los migrantes venían por centenas y centenas y centenas, y luego en el 2010 se acrecentó la crueldad porque en agosto vino la masacre de los 72 –en San Fernando, Tamaulipas-. Se desató una violencia atroz.
Nade menos que la semana pasada imagínese, el crimen organizado utiliza lo que se llama las “casas de seguridad” que es donde esclavizan a los migrantes y los tienen para pedir el rescate, la semana pasada en Reynosa tenían a 90 migrantes secuestrados.
Después de agosto del 2010 vino la masacre a principios del 2011 en Tamaulipas casi 200 migrantes fueron victimados en las fosas, luego vino el siguiente semestre del 2011 la masacre en Cadereyta, Nuevo León, ahí sacrificaron a 49 migrantes. Los enterraron sin manos, sin cabezas, sin pies, sin brazos. Esto no ha parado y los secuestros siguen.
Las autoridades no dan ninguna declaración en donde especifiquen si los crímenes son a personas civiles o a indocumentados.
Una de las acusaciones que hacemos y lo tenemos comprobado es la complicidad de las autoridades policiacas, de las fuerzas de seguridad y de muchos funcionarios del gobierno, como también funcionarios del Instituto Nacional de Migración; tenemos las pruebas que ellos mismo han entrado en las negociaciones comerciales y en la trata de personas con fines de explotación sexual y laboral, y sobre todo los testimonios de los migrantes que tenemos de cómo han encontrado en la casas de seguridad del crimen organizado a funcionarios públicos y policiacos que están recibiendo dinero.
Supe que en el mismo Instituto de Migración en Chiapas se abusa de las migrantes, sexualmente también se les golpea y tortura.
Hay muchos casos de esos, aquí en Saltillo tuvimos el caso del Instituto Nacional de Migración en su delegación en Coahuila, que torturaba en un cuarto oscuro a migrantes, según ellos era porque los migrantes intentaban escaparse.
El caso de un salvadoreño concretamente que lo tenían en un cuarto oscuro solamente a pan y agua y tan grave fue el asunto que los mismos empleados subalternos denunciaron a su jefe. Ha sido una violación permanente a los derechos humanos de los migrantes.
Precisamente ayer tuvimos un encuentro en donde enjuiciamos al Instituto Nacional de Migración por todas las cosas que han sucedido.
Tengo entendido que últimamente las autoridades gubernamentales le dicen a los familiares de desaparecidos que han encontrado el cuerpo y se lo entregan en caja pero con la orden precisa de no abrirla, los hacen firmar documentos en los que se comprometen a no abrir la caja, la entregan completamente sellada, leí de un caso en el que usted se atrevió a abrir la caja con un soplete y adentro encontró basura y restos de animales.
Sí, de hecho nosotros vamos a ir pasado mañana a El Salvador, porque vamos a estar con las esposas de los masacrados de la 72. Y vamos a seguir enjuiciando al Gobierno pero no solo eso, junto a migrantes centroamericanos y migrantes mexicanos desaparecidos, los Ministerios Públicos son realmente una burla: han pasado a las familiares para ver a través de una ventana de cristal el féretro de su familiar muerto, los hacen firmar que ya está su familiar en sus manos, pero no les dejan abrir la caja, y no se los entregan solo los hacen firmar que ya lo vieron y no han visto nada solo una caja a través del vidrio de una ventana.
También estoy en la lucha de los desaparecidos, entre migrantes y civiles mexicanos, donde tenemos más de 27 mil del Gobierno de calderón y lo que va de Peña Nieto.
¿Cómo nace el proyecto Casa del Migrante, hay en otros Estados de México?
Somos 66 casas, somos una red. Yo estoy en la coordinación de la zona norte que abarca desde Tijuana hasta Matamoros, Tamaulipas. Nos dividimos por zonas; norte, centro y sur en donde todos estamos unidos por parte de la iglesia católica que somos los sacerdotes pero también muchísimos laicos, abogados, estudiantes, gente de la sociedad civil. Desde la entrada de Tapachula hasta Tijuana y Matamoros, Tamaulipas y Piedras Negras.
Los sacerdotes somos parte de la iglesia pero somos un colectivo de 70 organizaciones civiles que luchamos por los derechos humanos, estamos totalmente unidos. Le hablo de quienes luchamos por los derechos humanos que es aparte de la Casa del Migrante.
También tenemos un colectivo que se llama Foro Migraciones, aunque estemos ahí como iglesia no es de iglesia, es de muchas otras organizaciones.
¿Hace cuántos años existe Posada Belén? –La Casa del Migrante en Saltillo, Coahuila-.
Desde el año 2000. Después del huracán Mitch. Ahora le doy una queja muy grande Ilka; los Gobiernos nos sirven para nada – se me sale una risa medio en burla cuando lo escucho decir, porque tiene toda la razón- los Consulados son un desastre de seriedad y de compromiso.No les preocupa para nada lo que viven los migrantes.–Padre, aquí es igual y súmele usted que son racistas en extremo y solo porque no pueden ellos mismos deportar a sus paisanos no lo hacen. La peor llaga que hay para los migrantes sin documentos en Estados Unidos es la escoria de los Consulados de sus países de origen.
La Casa del Migrante en Saltillo es especial para los centroamericanos, hay casas en el Sur Tapachula y Tabasco, pero las casas de la frontera norte y noroeste como son: Tijuana, Mexicali, Agua Prieta, Reynosa, Ladero, ellos trabajan con los deportados. En el caso del gobierno de Obama que ya casi supera los tres millones de mexicanos deportados.
Por decirle que mi especialidad a los que más atiendo son centroamericanos que son los que más llegan a Posada Belén.
¿Qué tan constante es el acecho de los Zetas a la Posada Belén?
Si nunca nos han dejado en paz. Hace tres años nos invadieron y se llevaron las computadoras y luego intentaron secuestrar con sus camionetas a un voluntario alemán que tuvimos y unos migrantes, otro vez entraron con sus cuernos de chivo y nos amenazaron. Supuestamente nosotros desde la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, tenemos medidas cautelares dentro de la casa, tenemos seguridad pero cuando llegan estos nunca están, qué casualidad. Se ponen de acuerdo o es coincidencia.
¿O sea que los policías no están las 24 horas ahí?
Deben estar pero no es así. Ahora todo el noreste señorita: Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas es territorio privilegiado de los Zetas, es el paraíso de ellos. Tamaulipas es un cementerio de migrantes y en donde están las casas de seguridad del crimen organizado.
-Lo amenazaron de muerte el año pasado. –Casi todos los años, oiga. El año pasado denuncié el asesinato de un migrante entonces alguien llamó por teléfono y nos amenazó de muerte. Son muchas las amenazas por teléfono y mentadas de madre y todo.
¿Usted tiene guardaespaldas?
Para nada, aunque claro manejamos un código entre nosotros mismos, los de las organizaciones que colaboramos no podemos andar solo así y se ingenuos.
¿Cuántas personas reciben ustedes al día en Posada Belén?
200 diarios. Nicaragua, El Salvador, Honduras y Guatemala. Recibo a la semana entre 400 y 600. El 70% son hondureños. Le estoy hablando de adolescentes entre 13 y 18 años.
¿Y niños?
También. Ahorita tengo bebés también. Para navidad llegaron 5 familias, con aquel frío de cinco grados bajo cero. Son de La Ceiba, Honduras. Con bebés de 5 y seis meses. Y niños y ahorita tengo como 15 mujeres. –¿niños que viajan solos? – Uno que otro, la mayoría viene con sus papás. Llegó una familia completa de Guatemala; el papá, la mamá y tres hijos.
¿Cuánto tiempo se quedan ellos en su casa?
Mire, Saltillo es la última frontera, el último oasis al que pueden llegar.
Con nosotros llegan todos los que fueron golpeados, secuestrados, mutilados. Es la última oportunidad que tienen de recuperarse. Tenemos todo un servicio multidisciplinario: de salud, jurídico, la atención psicológica, de atención humanitaria.
Entonces en Saltillo rompemos las reglas de tolerancia, no les decimos que tienen 3 o 5 días, tenemos todo un equipo que analiza la situación del migrante y decide si es un mes. Pro ejemplo, ahorita hay un enfermo que ya lleva cuatro meses y no lo podemos ni queremos echarlo, perdió la memoria, parece que es de Honduras pero que no tiene familiares allá ni en Estados Unidos. Lo golearon, casi todos los días está agonizando tiene un problema muy duro de pulmones y del corazón. Llevará aproximadamente un año para que se estabilice.
Quien llega aquí es atendido por el equipo y hasta que nosotros vemos que está totalmente recuperado entonces autorizamos la salida.
¿A Saltillo, llega La Bestia? ¿Pasa por Coahuila? –La Bestia es el tren de la muerte para los indocumentados-.
La Bestia llega hasta Veracruz y ahí ya se juntan otros trenes y aquí llega el tren de la compañía Kansas que tiene el centro de operaciones en el Distrito Federal. –Pero la mayoría llega en tren podríamos decir que se bajan de La bestia y abordan otros de diferentes compañías, -sí, en tren llegan todos, similar que en La Bestia, escondidos en los vagones.
Podría explicarme por favor, qué significa eso de “Los cuatro malditos territorios del terror”.
Sí, nosotros dividimos el territorio mexicano en territorios del terror. Donde localizamos los acontecimientos más sangrientos del trato a los migrantes. El territorio más salvaje es el sureste: el triángulo de la muerte. Chiapas, Tabasco, Veracruz y Oaxaca.
Ahí es donde han sucedido cantidad de secuestros y de agresiones a los migrantes. Después vendría el territorio del Distrito Federal que sería precisamente, las misma gente acosada por oficiales del Gobierno Federal que desea expulsar a los migrantes de ese territorio y los esperan a que se bajen del tren para golpearlos y extorsionarlos.
Luego tenemos el territorio del centro del país, el Estado de Guanajuato, son varias ciudades del área: Escobedo, Salamanca, donde el que atraviesa ahí y sale vivo es un ser bendecido por Dios totalmente.
Viene el territorio del noreste, donde han sucedido las últimas masacres, acá tenemos lo peor del crimen organizado que es sumamente sofisticado, empresarial: son banqueros, ganaderos, gente de gobierno, policías. Verdaderamente una corrupción de poder muy grande. Lo que le quiero decir es que realmente todo el transcurso del tren es la ruta de la muerte de los migrantes.
Deseo que ahí nazcan más Casas del Migrante para proteger.
¿Ustedes como Casa del Migrante han rescatado migrantes secuestrados?
Llegan que han escapado o que han pagado la cantidad que les piden los secuestradores. Una vez intentamos rescatar pero la verdad es que la mayoría llega a nuestra casa. Han pagado el rescate pero llegan golpeados, torturados, mutilados.
Esta pregunta yo la tengo anotada pero usted ya la ha contestado en el transcurso de la entrevista, y era de saber si las autoridades estaban involucradas en el tráfico de migrantes.
Claro, porque en el caso de los masacrados de la 72, ellos fueron secuestrados en el sur, tuvieron que caminar en el convoy del crimen organizado entre 2,500 y 3,000 kilómetros y pasar cientos de retenes policiales, nunca fueron detenidos, pasaron libremente y saber quién pagaría la mordida. ¿Cómo llegaron hasta San Fernando?, cuando ése es un territorio militar muy fuerte, nadie se escapa de la Policía Federal, la gente que va a Estados Unidos a traer mercancía no se les escapa, ¿cómo se les escapó el convoy con los 72 migrantes? Tenía que haber una complicidad muy grande.
Es una organización monumental que va desde taxistas, policías…
Sí, polleros, hoteleros, gente de gobierno, agentes de policía, Estatal, Federal, gente de la misma comunidad que se aprovecha de los migrantes y también los negocian.
Por eso es la insistencia de la Casa del Migrante para que no sean ubicados por otras casas donde los extorsionan y los desapareen.
Padre, ¿qué está haciendo la PGR? –Procuraduría General de la Nación-.

La PGR, Dios mío. Quisiera saber por qué nunca nos podemos entender. Fuimos a pedir informes de los secuestrados y de los desaparecidos y ni uno nos dan.
-El padre Solalinde me comentaba justamente eso; que la PGR no da ni los informes siquiera. –Son informes muy pulidos, muy acomodados, usted sabe.
¿Qué sucede con Peña Nieto, qué hace al respecto?
Ni me lo mencione. Nunca se interesó por los migrantes, jamás. Es un tipo que está comprado por su partido y atento a recuperar el terreno que perdió su partido en los años anteriores. El PRI.
Los migrantes no son siquiera un inciso en su agenda.
No, no son prioridad. No califican, como decimos nosotros.
¿Cómo está la situación con las visas para migrantes?
Es un problema precisamente porque las visas son selectivas, las visas humanitarias como las que estamos trabajando y las otras visas que propone el Gobierno y las leyes de migración cuestan muy caro y esta gente no tiene ni para comer. Necesitan solvencia moral y económica y esta gente cuándo puede solventar eso, si migran por necesidad.
Por eso le digo que es algo selectivo.
En Coahuila encontraron 300 restos humanos recientemente, ¿qué pasó ahí?
Sí, en el norte. Imagínese que son cuatro poblados pequeños, que no pasan de 6,000 habitantes y es un nido tremendo de Zetas, hace 3 años hubo una masacre tremenda de por lo menos 300 personas. Es lo de las fosas que se calló el gobierno. Muy silenciosamente, muy astutamente. Incluso en nuestro movimiento de desaparecidos rompimos relaciones con el gobierno porque nos pareció realmente muy engañoso todo lo que ha dicho, porque sobre todo no respetó nuestros códigos de que las víctimas y sus restos deben ser tratados con dignidad para no perder la capacidad de identificación de identidad y no solamente nos engañaron con eso sino que metieron máquinas y destruyeron los huesos, los restos y así es imposible la identificación.
¿Hay gente migrante en esos restos?
Yo creo que la mayoría es gente civil mexicana de los pueblos de ahí que se opusieron al crimen organizado.
-¿Qué siente su corazón de niño, hermano, hombre, con toda esta desgracia humana? Porque es un olvido total del país de origen, traslado y llegada.
México es un país de origen, expulsión, es transito, retiro y de retorno. Muchos de los migrantes que pasan por la casa ya lo han hecho hasta cinco veces. Otra vez y otra vez. México ya se está convierto en destino. Ya en Monterrey Saltillo tenemos asentamientos humanos de hondureños sobre todo, buscando trabajo porque ya no quieren regresarse a su país, sea porque la dejaron en miseria, sea porque ya no quieren llegar a donde sus familiares y sea porque tienen terror de regresar y ya la única esperanza en quedarse aquí para poder conseguir un miserable trabajo.
Y hay un problema gravísimo porque muchos de ellos son reclutados por el crimen organizado y se convierten en sicarios, son muy fáciles, vulnerables y pobrecillos que muchas veces se mezclan don delincuentes, ellos mis se han asociado para golpear a sus hermanos migrantes, tenemos bastantes migrantes hondureños en las cárceles habiendo asesinado por dinero o por droga.
¿Ha estado en Honduras?
Sí , y me ha ido de la patada. Esos militares son unos zánganos bien hechos. Viven de la ciudanía, están en todos los poderes, que la Ministra de Justicia dijo que no podía entrar porque el jefe de política migratoria era un militar y la violencia espantosa que hay y la corrupción.
¿Los cónsules de Centro América ahí en México ?
Sí, he hablado con ellos –le cambia inmediatamente el tono de voz cuando habla de los consulados, desanimado y decepcionado- y hasta con los embajadores. El embajador de Guatemala es una vergüenza es hombre, yo estaba con el en México en el Senado, le pregunté si iría a San Fernando cuando lo de la masacre de los 72 me dijo: “no, pues está muy lejos”.
La cónsul de Honduras una cónsul que la traje a fuerzas, en lugar de hablarle de los problemas a los migrantes les dijo que tenía muchos problemas en su casa porque no tenía agua caliente ni aire acondicionado. Luego vino el embajador de Honduras y también puras tonterías les dijo.
Con el embajador de Nicaragua tuvimos un pleito porque dijo que Nicaragua ya era un país súper desarrollado, que no necesitaba migrar, caray le dije, ¿y el millón de nicaragüenses que existen en Costa Rica?
Padre, ¿desea agregar algo más?

No, cállese ya es demasiada tristeza hablar de esto. –Me quedo con su frase que habla de los migrantes, ¿cómo es? –El migrante es un muerto que camina sin nombre y sin entierro. –Gracias por su tiempo y su lucha. -De nada cuídese y que Dios la bendiga.
Ilka Oliva Corado.
Marzo 05 de 2014.
Estados Unidos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada